HAUNTED CASTLE

La saga de Castlevania es con toda seguridad una de las más prestigiosas y aclamadas de todos los tiempos.

No en vano, ha tenido representación en multitud de sistemas, cosechando un éxito al alcance de muy pocos, en plataformas tan dispares como lo son MSX, NES, Game Boy, Mega Drive, Turbografx, Super Nintendo, PlayStation, y Nintendo 64, por citar tan solo algunas.
.

De igual modo, la saga ha traído consigo una serie de cambios constantes que le ha valido una fama y un éxito sin precedentes, por lo que hemos pasado de disfrutar de algunos juegos de plataformas no exentos de un elevado componente arcade, a una serie de aventuras que combinaban con maestría el género de la exploración con el del rol, y todo ello engalanado con una historia de tintes épicos donde siempre está presente la eterna lucha entre el bien y el mal, protagonizada en gran medida por el perverso Conde Drácula y el linaje de los Belmont, una legendaria familia que porta el poderoso látigo matavampiros, que se ha convertido en el azote del mal, y en manos de un digno y bien adiestrado heredero se torna en la única salvación posible frente a las criaturas de la noche, que amenazadoras regresan una y otra vez a lo largo de los siglos.

Llegados a este punto, es preciso aclarar que el gran prestigio de Konami no se basaba de forma exclusiva en los sistemas domésticos, lanzando adaptaciones de otros juegos de renombre, puesto que su paso por los salones arcade se saldó como triunfal, aportando a estos sistemas una serie de logros y facilitando en gran medida su desarrollo y evolución, que bien podría decirse que fue cogida de la mano de la propia Konami.

Tanto es así, que no dudaron en realizar una conversión de uno de sus títulos estrella del momento que, como muchos de vosotros ya habréis adivinado a estas alturas, se trataba del Castlevania original.

Pese a referirnos a un arcade de corte tradicional, Haunted Castle, o Akumajou Dracula como se lo conoce en su país de origen, dispone de su propio argumento, no excesivamente original, pero rico en matices para el año de su lanzamiento.

De este modo, el malvado Conde Dracula hace acto de presencia en la boda del protagonista raptando a su amada, por lo que el desdichado esposo tendrá que acudir presto a su rescate, en un arduo caminar que le llevará hasta los dominios del mal personificado, donde la muerte no es siempre el peor de los destinos que le aguardan.

Pese a que no se hace mención al respecto durante la aventura, existe la creencia popular de que el protagonista no es otro que el mismísimo Simon Belmont, que armado tan solo con su legítimo látigo y su fuerza de voluntad, además de las siempre eficaces pero efímeras armas secundarias, tendrá que enfrentarse a las peores criaturas salidas del averno.

Y así durante un total de seis peligrosas fases, en las que tendréis que erradicar a demonios de diversa índole, y vencer en singular combate a sanguinarios jefes finales que os pondrán en serios aprietos; algunos de cierto renombre, como Frankenstein o Medusa.

Como curiosidad, al rico elenco de armas secundarias disponibles para la gran mayoría de títulos que han visto la luz en los sistemas domésticos, hay que sumarle otras de novedosa factura, tales como boomerangs o incluso bombas, cuyo uso quedará restringido en función del total de corazones que hayamos recolectado en nuestro paso por el juego.

Continuando con las novedades con respecto a lo ya conocido, los corazones no estarán disponibles en las velas o jarrones dispersos por los escenarios, como es costumbre en la saga, si no que nos los brindarán los enemigos abatidos y, del mismo modo, se nos ofrece la posibilidad de efectuar cambios que atañen al arma principal, sustituyéndola por otras más afines a nuestros gustos y preferencias, como pueden ser espadas o cadenas.

Lo que no ha cambiado es el importante componente plataformero con el que Konami sabe bendecir a sus obras, pudiendo tornarse en algo desesperante en determinados puntos concretos del desarrollo.

Su magistral apartado técnico bien podría ensalzar a este Haunted Castle hacia el olimpo de los juegos arcade, más aun si lo comparamos con el original y, sin embargo, un par de detalles ensombrecen la labor desempeñada por el equipo de desarrollo restándole varios enteros al acabado final.

Por un lado, es preciso recalcar su elevado nivel de dificultad, algo que no sorprende tratándose de un juego enfocado para un sistema arcade, pero que consigue lastrar buena parte de la diversión que se deriva del título, y por otra parte, un deficiente control, que le impide destacar por encima de otras grandes creaciones de la empresa nipona.

Os costará mucho, muchísimo, concluir el juego de forma satisfactoria.

Esto se debe en parte al sistema de vida que se ha implantado en el programa, que se ve disminuida con cada impacto recibido, pero en especial, a la ausencia de items que permitan recuperarnos de las heridas sufridas, pues ni siquiera una vez completado el nivel se restablece la barra de salud.

Esto sumado a una gran cantidad de enemigos, de una dureza probada todos ellos, y a una lenta respuesta del arma principal, algo especialmente notorio en los enfrentamientos contra los jefes finales, imprime en las partidas un ritmo desesperante llegado el caso, un sentimiento acrecentado por el tosco movimiento del protagonista, más aun cuando se trata de subir escaleras.

El punto fuerte de Haunted Castle, sin embargo, se encuentra con certeza en su notable acabado gráfico, pues goza de un diseño y un tamaño en sus sprites digno de mención, si bien las animaciones resultan ampliamente mejorables.

Los escenarios por su parte son variados, ricos en matices, y además están engalanados con todo lujo de detalles, unos valores que bien pueden aplicarse al apartado sonoro, siendo un más que digno heredero de la saga Castlevania en este aspecto.
.

Es cierto que dada la dificultad intrínseca del juego puede pasar desapercibida en gran medida, pero si afináis el oído disfrutaréis de magistrales melodías de las que se ha llegado a decir que podrían incluirse entre las mejores bandas sonoras disponibles pertenecientes a los salones arcade.

.

Y esta riqueza y variedad de efectos sonoros se extienden a cada uno de los ataques enemigos, así como al total de armas disponibles, gozando cada una de ellas de un sonido bien diferenciado, que le sirve para poner el broche de oro en un apartado soberbio, que compite en maestría con el acabado gráfico.

RESUMIENDO

Pese a algunas de sus carencias, como un control mejorable y una dificultad endiablada, Haunted Castle resulta ser un arcade bastante acertado que puede presumir de un magnifico nivel visual y una banda sonora exquisita.

Tristemente, el sabor que nos deja bien podría calificarse de amargo, pues con certeza si se hubieran limado algunos fallos menores, el título hubiera despuntado, aspirado a un resultado mucho más alto.

Un gran juego, en definitiva, que se ve lastrado por un lastimoso control y una curva de aprendizaje mal ajustada, que lo convierte en un título ideal para aquellos que gusten de memorizar rutinas, y desesperante para el resto.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.