HEADHUNTER

Resulta difícil imaginarse a un título que combine grandes dosis de acción, aventuras, velocidad, y contenga además pinceladas de obras maestras del calibre de Metal Gear Solid o Shenmue, por citar tan sólo algunos ejemplos posibles.

Pero HeadHunter auna todos estos elementos y muchos más.

No obstante, podría parecer osado calificar a este programa como uno de los más destacados durante la última etapa de Dreamcast, y más aún en vista de sus lanzamientos previstos para ese mismo año, con joyas de la categoría de Shenmue 2, Virtua Tennis 2, o el mismísimo Commandos 2, que tristemente jamás vio la luz en la blanca de SEGA.

Con todo, es evidente que la creación de Amuze cuenta a su favor con todos los ingredientes necesarios para triunfar y alzarse sobre sus competidores.

En primer lugar porque se trata de un proyecto completamente original, mientras que los restantes juegos son continuaciones de otros cuya fama les precede, por lo que su capacidad sorpresiva se torna considerablemente menor.

Sin embargo, la clave del éxito no reside tan sólo en la originalidad, pues es preciso saber llevar todas aquellas grandes ideas a la práctica; y aquí es donde HeadHunter demuestra su valía, gracias a infinidad de virtudes que abarcan desde su sólido concepto de juego hasta su impecable realización técnica.

Centrándonos en el primer elemento, el título que nos ocupa presenta una sabia mezcla de acción y aventuras que traslada al usuario a un futuro próximo, y lo pone en la piel del carismático Jack Wade, un intrépido cazarrecompensas para más señas.

De entrada, llama poderosamente la atención que durante el desarrollo se combinen magistralmente algunos géneros radicalmente opuestos, y cuya referencia evidente son algunos de los mejores juegos gestados hasta la fecha.

Partiendo del componente aventura, los programadores se esmeraron por ofrecer total libertad a la hora de investigar los majestuosos escenarios, permitiendo que además el protagonista evolucione conforme se afianza la historia.

Visto el concepto, así como el nivel de detalle, pensar en Shenmue como fuente de inspiración no sería algo ilógico.

Pero es que HeadHunter va incluso más allá.

Por descontado, el progreso no consistirá en limitarse a avanzar y disparar sin más.

Aquí tienen cabida un buen número de misiones alternativas que se distancian significativamente de la trama principal; amén del entrenamiento, que permitirá pulir las habilidades del héroe para luego volver con renovadas energías al modo principal.

Otro género bastante aplaudido en HeadHunter es el de la velocidad, debido a que el bueno de Jack usará su moto de gran cilindrada para atravesar de punta a punta la ciudad, cuyo control recuerda – salvando las distancias – al del mítico F355 Challenge.

Sin olvidar los consabidos momentos de acción pura y dura, donde las ráfagas de disparos estarán a la orden del día, y el protagonista podrá agazaparse contra los objetos dispersos por el escenario, para luego devolver el ataque con una simplicidad digna de toda loa y alabanza.

Mención especial se merecen aquellos instantes en los que el sigilo y la infiltración se convertirán en los grandes protagonistas, mientras el héroe avanza a hurtadillas con su espalda pegada contra la pared, asomándose ocasionalmente por las esquinas para atisbar qué sucede a su alrededor.

Y es que, tal como reconoció el equipo de Amuze, Metal Gear Solid fue otra clara referencia para ellos.

Resulta evidente por tanto que esta mezcla de géneros, a priori tan dispares, se ha resuelto con maestría.

Aún así, todavía quedan sobrados argumentos para ensalzar a este proyecto, y casi todos referidos a su exquisito nivel técnico.

El diseño de los personajes, sin ir más lejos, es equiparable a lo visto en Shenmue, aunque es justo reconocer que sus expresiones faciales carecen del mismo nivel de detalle.

Pero basta con observar detenidamente los pliegues en la ropa del protagonista, similares a los de Ryo Hazuki, e incluso el minucioso acabado de los distintos escenarios que conforman el juego, que además son plenamente interactivos y transmiten una sensación de veracidad absoluta.

Centrándonos en las animaciones de los personajes principales, huelga decir que se realizaron mediante las técnicas más avanzadas de Motion Capture, Rotoscoping e Interpolation Animation, consiguiendo dotar a sus movimientos de mayor realismo y fluidez, de modo que la transición entre una postura y otra se antoja sorprendentemente creíble.

A todos estos detalles, que por sí mismos ya justifican la adquisición del juego, es preciso sumar otros más, como la inicialmente prevista posibilidad de echar partidas online o el sublime acompañamiento de la banda sonora, de la que hablaré más adelante.

Por todo ello, HeadHunter reune las cualidades suficientes como para ser considerado uno de los títulos a tener en cuenta no sólo en Dreamcast, sino también en el extenso catálogo de PlayStation 2, en la que vio la luz apenas unos meses más tarde.

UN DESARROLLO CARGADO DE DINAMISMO

El equipo de Amuze quiso integrar en su obra varios géneros bien diferenciados entre sí.

Por una parte será necesario efectuar una concienzuda labor de investigación, que forzosamente llevará a los usuarios a inspeccionar con esmero todos los escenarios disponibles.

Pero en su búsqueda incesante Jack se verá envuelto en tiroteos con toda clase de enemigos.

Esos momentos de acción le cederán paso además a otros de conducción, pues el desarrollo no es lineal, y será posible viajar en moto a placer por las calles que conforman la ciudad, atravesando así grandes distancias.

EL FUTURO ESTÁ EN TUS MANOS

La acción de HeadHunter transcurre en un futuro próximo, dominado por el crimen armado y la guerra de bandas.

En esta difícil tesitura los maleantes son castigados con la donación obligatoria de órganos, a causa de sus actos delictivos.

Y en semejante contexto, los cazarrecompensas de la organización privada ACNAnti-Crime Network – lideran la contienda contra los criminales; pero cuando su fundador aparece asesinado, dicho futuro se muestra incierto.

Afortunadamente Jack Wade, un antiguo componente de la prestigiosa organización, se ha propuesto resolver el caso para desenmarañar así el misterio referente a este crimen, y a su propio pasado.

EL METAL GEAR SOLID DE DREAMCAST

Uno de los principales aliados de Jack será el sigilo.

El héroe se esconderá tras cualquier parte del escenario que le sirva para tal fin, ya sean cajas, esquinas, y un largo etcétera, desde donde aguardará el momento oportuno para asomarse y disparar a traición.

Con una mecánica similar, cualquier aficionado habrá encontrado no pocos paralelismos con la serie Metal Gear Solid.

Y lo cierto es que los programadores del juego reconocieron abiertamente que se inspiraron en la obra de Konami para plantear su propia creación, donde la mezcla de estilos se perfila como su verdadera identidad.

MÚSICA DE ENSUEÑO

El autor de la banda sonora que conforma esta aventura no es otro que Richard Jacques, quien ya compuso las melodías del legendario Metropolis Street Racer MSR -.

En la grabación, que tuvo lugar en los estudios de Abbey Road, participó una orquesta sinfónica de hasta 67 músicos.

PARTIDAS ONLINE

Entre los modos de juego que incluye HeadHunter, se pretendían añadir dos tipos de partidas online, ya sean las carreras de motos que incitaban a pasar por sendos checkpoints, o las denominadas Flag Battles, donde sería menester encontrar una bandera y defenderla hasta el final, tal como viene siendo habitual en numerosos FPS.

CONOCE A LOS PERSONAJES PRINCIPALES

JACK WADE

Es un ex agente de la ACN.
Comienza la aventura sin memoria, carente de licencia, y con escasos amigos.
Angela Stern será la encargada de contratarle, a fin de que resuelva el sospechoso asesinato de su padre.

ANGELA STERN

Hija única del millonario fundador de ACN, y el contrapunto femenino del fornido protagonista.
Su relación comienza siendo estrictamente profesional, pero se fortalecerá con el paso del tiempo.

CHRISTOPHER STERN

Ex militar y fundador de la ACN, con la que pretendía luchar contra el crimen.
Pese a que muere al inicio de la trama, su figura sigue presente a lo largo de todo el progreso.

GREYWOLF

Un personaje cuanto menos enigmático, que carga con un pasado delictivo.
Poco se sabe de él, salvo que está relacionado con la mafia, y tiene una deuda de honor con el valeroso protagonista.

  • ENTRADAS ALEATORIAS
    • DOUBLE DRAGON

      El exitoso beat’em up acabó llegando a NES, pero rescatar a Marian de los esbirros de Machine Gun Willy no planteó exactamente el mismo desafío que recordábamos en las recreativas. […]

    • CASTLEVANIA III: DRACULA’S CURSE – ORIGINAL VIDEO GAME SOUNDTRACK 2XLP

      Mondo sigue adelante con su loable tarea de lanzar en vinilo las BSO de la saga Castlevania y, esta vez, le ha tocado al tercer, y mítico, capítulo de NES. […]

    • MONKEY MAGIC

      Quizás por orgullo, o para olvidarse mejor del fiasco de Block Fever, en 1.979 Nintendo se empeñó en demostrar que su equipo era capaz de crear juegos de romper ladrillos […]

    • STREET FIGHTER II TURBO: HYPER FIGHTING

      Después de que Capcom lanzara al mercado Street Fighter II: The World Warrior, en 1.991, los juegos de lucha cambiaron radicalmente. Tenía personajes carismáticos, niveles audiovisuales excelentes y una jugabilidad […]

    • COCHES EN 3D QUE HICIERON HISTORIA

      La transición del sprite al polígono a mediados de los noventa se percibió como un terremoto, pero en realidad fue una evolución lógica que no surgió hasta que los gráficos […]

  • botón comentaristas xtreme V3
  • ÚLTIMOS COMENTARIOS