HEART OF DARKNESS

Hace poco más de un lustro nos hacíamos eco de la resurrección de uno de los títulos más deseados en el ecuador de los noventa y que, por avatares del destino, había caído en el ostracismo absoluto.

Hoy, por fortuna, podemos corroborar que la vuelta a la vida de Heart of Dakness fue un hecho.

Tanto tiempo después, la pregunta que mucha gente se hará es cómo consiguió sobrevivir al paso del tiempo, pues es necesario recordar que cuando este juego se concibió, las consolas de 32 bits no eran más que proyectos de futuro.

La pregunta no tiene fácil respuesta, a pesar de que a simple vista, la creación de Amazing Studio no parece más que un simple arcade de plataformas.

Heart of Darkness maneja varios aspectos especialmente novedosos, como la ausencia de un contador de vidas.

Esto significa que habrá que aprender de los errores, buscando en otros lugares del mapeado la salida más correcta a los problemas que surjan durante el camino.

La enorme complejidad de los escenarios es la culpable de que esta aventura haya resultado inviable durante tantos años.

Ya no sólo por su riqueza gráfica, sino porque en muchos casos, éstos cuentan con animaciones, a modo de Full Motion Video, para representar ciertos cambios en la configuración de la pantalla.

Si a esto se le añade que cada uno de los ocho mundos que componen el juego cuenta con decenas de pantallas, entonces llegará a comprenderse su enorme disparidad.

Para completar una obra de semejante calibre, el equipo de Amazing Studio recurrió a un compositor con experiencia para elaborar la banda sonora, un tal Bruce Broughton, que grabó junto a la Sinfónica de Londres una banda sonora más digna de una superproducción cinematográfica.

Las geniales secuencias en 3D ponen el broche de oro a un título cuya jugabilidad se basa en la necesidad de conocer los nuevos e impresionantes lugares que atesora el programa.

Tras esta reflexión, podemos asegurar con toda rotundidad que Heart of Darkness sobrevivió como pocos al inexorable paso del tiempo.

¡Chapeau!.

PUZZLES

La solución a determinados problemas no tiene porque estar siempre en la misma pantalla.

A veces será necesario darse una vuelta por el mapeado en busca de ésta.

MÁS VALE TARDE…

Se hizo de rogar, pero el resultado final es más que satisfactorio.

Parece sorprendente que a pesar de la enorme magnitud de esta aventura, sus programadores hayan logrado crear una versión para PlayStation totalmente fiel a la idea original.

Para ello han sido necesarios dos CD’s, asegurando así la diversión para mucho tiempo.

Y es que descubrir lo que nos depara cada pantalla resulta toda una experiencia.

EN SÍNTESIS

En lo visual roza el sobresaliente.

Excelentes animaciones, unos fondos de ensueño y secuencias que se integran con total perfección en el juego dan buena cuenta de ello.

Y el efecto de la sombra de Andy es todo un lujo que Amazing Studio tuvo a bien incluir a última hora en PlayStation.

Y qué decir del apartado sonoro.

La banda sonora ha sido compuesta por un experto en estas lides que, por aquel entonces, ya había sido nominado a los Oscar por su trabajo en Tombstone.

Además, los responsables de Infogrames no dudaron en publicar la banda sonora en CD-Rom.

Y si buena es la música, los efectos rayan al mismo nivel que el resto del juego.

Desde los doblajes de las secuencias de introducción hasta el propio título, en el que no se escatimaron recursos para crear el mejor ambiente posible.

PROS Y CONTRAS

Conviene destacar, una vez más, la excelente calidad técnica y su maravilloso hilo argumental.

En el lado opuesto de la balanza nos topamos con el control sobre Andy, que en ocasiones puede resultar un tanto impreciso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.