HIDEO KOJIMA Y LA CULMINACIÓN DE SU OBRA, METAL GEAR

Apasionado del cine y la literatura, Hideo Kojima ha sido considerado en multitud de ocasiones como un desarrollador frustrado, especialmente debido a su insistencia reiterada por abandonar la serie Metal Gear y dedicarse a otros menesteres.

Si atendemos a sus propias palabras, “crear juegos no es un trabajo, sino un sacerdocio“.

Con todo, resulta imposible imaginarse qué habría sido de la consagrada franquicia sin su contribución y, muy especialmente, sin esas excentricidades que por derecho propio se han convertido en un denominador común de toda la saga.
.

Llegados  este punto, merece la pena cuestionarse qué ha aportado dicha serie a la industria del ocio electrónico.

Y la respuesta parece bien clara: el concepto de infiltración táctica.

Nadie pone en tela de juicio que tras a creación del Metal Gear original para MSX, y muy significativamente de Metal Gear Solid para PlayStation, han surgido de la nada una pléyade de juegos que han culminado en un género ciertamente particular, donde el usuario se encuentra en un territorio hostil, rodeado de enemigos y en clara inferioridad de condiciones; por lo que debe servirse forzosamente del sigilo, procurando pasar desapercibido en todo momento.
.

Pero es justo reconocer que este género tan destacado poco se parecería al actual en caso de no haber contado con la intervención de un desarrollador tan emprendedor como el maestro Hideo Kojima.
.

No obstante, son muchos los que juzgan al universo Metal Gear como excesivamente cinematográfico, tedioso, presuntuoso, megalómano, postmoderno, y un largo etcétera.
En definitiva, excesivamente Kojima.

Frente a estos argumentos tan sólo caben dos opciones: adorar la saga con vehemencia, o por el contrario aborrecerla hasta padecer cierta aversión.

Pese a ello, resulta evidente que Hideo Kojima es un autor que poco o nada tiene en común con el resto de sus compañeros de profesión, pues hace gala de una marcada tendencia a incorporar diversos elementos externos – ya sea mediante el uso de periféricos o incluso en las cajas y manuales de instrucciones -, o en el desarrollo de la aventura a modo de guiños más o menos lógicos referidos a otras tantas creaciones.

Sin olvidar ese peculiar sentido del humor con el que se ha ganado una merecida reputación de extravagante.

Sirva a modo de ejemplo el carismático Psycho Mantis, un adversario capaz de analizar el patrón de conducta de los aficionados basándose en su comportamiento durante la aventura, además de las partidas guardadas en la Memory Card pertenecientes al resto de juegos de Konami.

Otro caso representativo lo encontramos en The End, un enemigo que puede llegar a fallecer debido a su extrema vejez en caso de no apagar la consola durante el plazo de una semana.
.

Genio a menudo incomprendido, Kojima también ha cosechado popularidad con cada nueva alusión a su retirada del negocio, coincidiendo principalmente con los últimos lanzamientos de su obra culminante, Metal Gear Solid.

Aunque, como es lógico, nunca la ha dejado de lado.
Probablemente porque esta odisea en forma de videojuego no sería nada sin su talento y sus acentuadas rarezas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.