HOMENAJE A GAME 40

En ésta ocasión quiero abandonar los comentarios que acostumbro a hacer, siempre en clave de humor, para ponerme muy serio e incluso solemne, para hablaros del que ha sido, y es, un programa merecedor de toda loa y alabanza, del que beben y se nutren todos los que han nacido con motivo de cubrir el hueco que tan añorado programa dejó.
No en vano, después de más de diez largos años, sigue siendo un referente ineludible, de un valor incalculable, cuyas opiniones siguen teniendo un peso añadido en el sector.
Como bien habéis adivinado me estoy refiriendo a aquel mítico GAME 40 , un programa repleto de fertilísimo ingenio, de copiosa inventiva sin asomo alguno de plagio, alegremente chistosos (hay chistosos tristes, para qué citar ejemplos), de una personalidad inconfundible hasta ser creadores de una manera y de un estilo en que fracasarían siempre sus imitadores; ha sido y será GAME 40 un programa referente que tendrá siempre un sitio de honor en la historia de los videojuegos en España.
Como todo programa que se precie aportaba consigo una originalidad, una manera peculiar suya. Encontraron sus principales detractores en el seno de su propia cadena, como sucede siempre en estos casos, pero más por parte de los directivos que de la crítica y el público, que desde sus comienzos le han profesado especial devoción.
Aunque intuyo que había algún tipo de interés oculto en el cese del programa original.
Su obra y su trayectoria bien merecen un detenido estudio para el que no me creo capacitado, por apremios de tiempo y de trabajo.
No diré que tuvieron algunos programas mejores que otros, ¡Dios nos libre de aquellos espacios que se limitan a tener su mejor programa!.
Con GAME 40, como con cualquier programa fecundo, no había un programa mejor; todos formaban parte de un conjunto y todos van sellados por su intensa personalidad.
Era un espacio realmente divertido en el que los autores eran los primeros en divertirse, y sin pretender ser el mejor de los programas radiofónicos sin duda se convirtió en el.
Y por eso perdura en escena sin perder nunca la actualidad.
De aquel mítico programa, guardo muy gratos recuerdos y uno menos grato, el de su cierre y despedida.
Los acontecimientos que empezaron grotescos acabaron trágicos, con unos directivos sin muchos miramientos, ni siquiera en cuanto a lo económico se refiere, y no perdonaron al equipo de GAME 40, que resultó ser un programa repleto de saludable alegría plagado de risas.
Pero la barbarie no sabe reír, y a GAME 40 lo mató la barbarie en complicidad con la ignorancia, que sabe buscar bien sus aliados.
Pero éste espacio radiofónico siempre estará presente en la historia de los videojuegos en España.

The light that burns twice as bright, burn half as longand you have burned so very, very brightly

Y de ésta forma se despidió el equipo formado por Guillem Caballé, Manuel Martín Vivaldi, Carlos Ulloa, los Pin y Pon, y el resto de los compañeros que formaban el programa, en una noche que quedó para la posterioridad y para el recuerdo de sus muchísimos aficionados, y es que sin ellos, las noches primero de los lunes, y posteriormente de los domingos, tristemente nunca han vuelto a ser las mismas.
Tan hondo calaron que sigue siendo preferible a día de hoy escuchar sus emisiones antes que las más actuales, que resultan ser a priori las que importan en el sector.
No se vosotros, pero es tan alta la estima que me transmite el programa, que pocas o ningunas ganas tengo de escuchar las nuevas emisiones que se realizan, y es que por muy profesional que resulte el nuevo equipo, está condenado a compararse con el formato original del mismo.
Al bueno de Guillem Caballé lo podéis seguir escuchando en la Cadena 100, en un programa de corte musical que dirige magistralmente.
Manuel, por su parte, ha continuado más en contacto con el mundo informático, aunque alejado del formato de los videojuegos, en la empresa Webmedia, posteriormente Evoluciona, dedicándose a ofrecer productos y servicios de internet, entre los que destaca la creación de la web oficial de PlayStation en España.
En cuanto a Carlos, lo cierto es que después de convertirse en Art Manager en Psygnosis le perdí la pista.
Y de los entrañables Pin y Pon, si mucho no han cambiado, temo que cualquier día los podáis ver en algún programa de Callejeros, atracando residencias de la tercera edad y cosas por el estilo.
Quizá más adelante, si hay interés en ello, pondré a vuestra disposición los ficheros que contienen años de la gloriosa trayectoria del programa.
Comentad si tenéis algún recuerdo del mismo, pues a más de uno le alegrará conocer vuestras opiniones.
Y como bien diría MUP, sed buenos, y no hagáis nada que yo nunca haría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.