HONG KONG 97

Hong Kong 97 Super Famicom Nintendo Pixel Art Xtreme Retro Kusoge Game

En Hong Kong 97, título para Super Famicom que gira en torno a la transferencia de la soberanía del mismo país, un pariente de Bruce Lee con el físico de Jackie Chan debe masacrar a billones de chinos comunistas – “una manada de putos rojos feos“, según sus propios creadores – y, ya puestos en materia, destruir la cabeza sanguinolenta del máximo lider de su República Popular, Deng Xiaoping; que a la postre resulta el arma más mortífera del mundo.

Hong Kong 97 SNES

Llegados a este punto, podemos intuir que estaréis pensando dos cosas: “Tengo que probar este ¿juego? al menos una vez en mi vida“, y “Seguro que es una bazofia insufrible“.

Os podemos garantizar la segunda.

Se trata de un completo sinsentido, repetitivo hasta la náusea y lastrado por una mecánica de parvulario.

Pero, a tenor de lo visto, parece dar igual.

Hong Kong 97 pretende funcionar por su consciente extravagancia e inusitada desvergüenza.

En otras palabras, Hong Kong 97 es al videojuego lo que las películas de Troma son al cine: una chapuza asumida, chillona y barata que busca un público específico, escaso pero fiel.

Entonces, ¿cuál es el problema?.

Tenemos la incómoda sospecha de que, la industria del ocio electrónico, lo tiene muy crudo para alimentar un mercado de serie Z.

Es posible disfrutar de una película mala, pero tiende a ser complicado hacerlo con un programa nefasto, ya que su calidad afecta de base a su interacción.

Y, mal nos pese, Hong Kong 97 está más cerca de un cartucho regurgitado por el mismísimo Vengador Tóxico.

Visto así, parece incluso triste: en el mundo del videojuego, en ocasiones, encontramos basura que nos venden como oro; pero a diferencia del cine, los cómics, la literatura o la música, casi nunca encontramos oro entre lo que nos venden como basura.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.