IGGY’S RECKIN’ BALLS

Nada como correr y saltar en bolas…

No sabemos muy bien cómo funcionan estos temas de las modas, pero de no tener un solo juego con una bola como personaje central, tras la aparición de Kula World para PlayStation, llegó este curioso Iggy’s Reckin’ Balls para Nintendo 64.

Creado por Acclaim, IRB se podría considerar como un título con el espíritu de un juego de plataformas y la estructura de una frenética competición de carreras sobre unas originales pistas en 3D.

Aunque gráficamente puede parecer un tanto simplón e infantil, derrocha simpatía, colorido y esa escasez de elementos es ideal para un título cuya mayor virtud la encontraréis, sin duda, en su extraordinaria jugabilidad.

Competir contra la máquina tiene su miga y nos mantendrá pegados a la pantalla un buen puñado de horas, pero cuando probéis su modo para varios jugadores simultáneos comprenderéis que esta opción es la ganadora absoluta del programa.

Emocionante, tremendamente movida y adictiva desde la primera partida, en esta modalidad para dos, tres o cuatro jugadores simultáneos a pantalla partida hallaréis toda la diversión y los piques de los grandes del género.

Jugabilidad al poder.

CONCEPTO ORIGINAL

Al principio sólo podréis elegir entre unos pocos personajes.

Luego surgirán muchos más.

En dos jugadores, podréis elegir entre jugar con la pantalla partida vertical u horizontalmente.

Pero la opción para cuatro jugadores simultáneos es, sin duda, lo mejor de Iggy’s Reckin’ Balls.

Por último, conviene recordar que, aunque siempre hay gente hábil, lo normal es que en las primeras partidas no logréis ni empatar.

VARIEDAD

A pesar de la sencillez de la idea, una bola y una pista, la variedad en el diseño de los circuitos es realmente alucinante.

Para lograr buenos resultados necesitaréis grandes reflejos.

PELIGROS

Además de las dificultades típicas del terreno, como saltos y desniveles, también deberéis sortear a un sinfín de bombas y extraños seres.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.