IKARUGA

Ikaruga no fue el primer matamarcianos de desplazamiento vertical concebido por Treasure.

Tampoco fue el primero en utilizar el cambio de colores, con un patrón de diseño creado para el costoso juego, y favorito de eBay, Radiant Silvergun.

Pero por su simplicidad, su estilo y su incansable ritmo, es sin duda el mejor: un juego para acariciar y retomar; una pequeña joya de perfección que seguirá en tu mente cuando cierres los ojos, por mucho tiempo que haya transcurrido desde tu última visita.

La base conceptual de Ikaruga es una idea muy bien definida: los enemigos y los proyectiles se dividen en variedades blancas y negras, y siempre existe la posibilidad de cambiar la polaridad de la propia nave.

Atacar a un enemigo con el color opuesto dobla el daño infligido, pero, aunque puedes absorber las balas disparadas desde la misma tonalidad, lo cual sirve para cargar el arma especial, eres extremadamente vulnerable a la variedad opuesta.

Con una estructura tan simple, Treasure despliega de nuevo su habitual elegancia, creando nuevas y cada vez más complejas formaciones de olas y llenando la pantalla de proyectiles, mientras se avanza hacia el infierno de fuego que desemboca en la cohorte de alienígenas a los que habrá que enfrentarse antes de alcanzar la línea de meta.

Y, como en los mejores juegos de la compañía, llegar al final es sólo el principio.

Lo importante en Ikaruga no es sobrevivir, sino prosperar, y la tabla de clasificación es el lugar donde realmente continúa la batalla, y seguirá haciéndolo durante años.

Aparte de su acertado planteamiento arcade, Ikaruga fue rápidamente lanzado para Dreamcast y GameCube.

Aunque, a estas alturas, quizá la mejor forma para disfrutar del juego sea a través de Xbox Live Arcade.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.