IMPOSSIBLE MISSION I Y II

Con este reportaje pretendo rendirle un merecido homenaje a Impossible Mission, una franquicia que cosechó grandes éxitos para la afamada Epyx.

Como muchos lectores recordarán, dicha empresa mantuvo durante la consagrada etapa de los ordenadores de 8 bits una trayectoria profesional loable, que tristemente contrasta con su historia más reciente.

Sagas del calibre de Pitstop, Street Sports, Summer Games o Winter Games tuvieron su origen precisamente en el seno de la prestigiosa compañía desarrolladora.

Por descontado, estos son tan sólo unos escasos ejemplos del fecundo ingenio del que hacía gala la factoría norteamericana, pues entre sus creaciones se encuentran numerosos títulos de probado renombre como pueden ser California Games, Super Cycle o World Games, por citar tan sólo algunos de los más conocidos.

Huelga decir que su política comercial consistía a grandes rasgos en programar sendos juegos para el añorado Commodore 64, la plataforma dominante en los Estados Unidos por aquel entonces, para que posteriormente terceras empresas se encargaran de realizar las consabidas adaptaciones hacia el resto de sistemas disponibles, tales como Amstrad CPC o el ZX Spectrum.

Precisamente unos de los títulos que despuntaron en estos mismos soportes fueron los soberbios Impossible Mission I y II, considerados entre numerosos aficionados como auténticos emblemas en la obra de la compañía que, incluso después de largos años, siguen siendo perfectamente capaces de emocionar a los usuarios más talluditos de esta peculiar industria a la que tanto cariño le profesamos.

IMPOSSIBLE MISSION

Referirse a este juego equivale a hablar de unas animaciones extraordinarias que le valieron incontables halagos allá por el lejano año 1.984.

Pese a no disponer de la licencia oficial de la serie televisiva, pues su nombre resulta una mera estrategia para ganarse el favor del público y por tanto incrementar sus ventas, el desmesurado éxito obtenido facilitó que se realizaran conversiones para el resto de plataformas.

Para aquellos que no lo conozcan, han de saber que el desarrollo basaba su principal atractivo en deambular por un intrincado laberinto de habitaciones en busca de una asombrosa cantidad de puzzles que, como era de esperar, el afanado jugador debía resolver.

Y es que, aún teniendo en cuenta el inclemente paso del tiempo desde que este programa viera la luz, es justo reconocer que aún a día de hoy mantiene intacta su excelente jugabilidad; en especial si nos referimos a la aventajada versión de Commodore 64, pues tanto la adaptación de Amstrad CPC como ZX Spectrum resultan inferiores al original.

Llegados a este punto, tan sólo me resta recomendaros encarecidamente que disfrutéis de dicho título a través del siguiente emulador online que aquí os facilito, pudiendo así conocer de primera mano el magnífico nivel de programación que ya existía por aquel entonces.

IMPOSSIBLE MISSION II

Como continuación directa del anterior, Impossible Mission II bien se merece un extenso comentario, aunque como juego en sí no consigue estar a la altura de su predecesor.

Pese a que estéticamente se asemeja en demasía, salvo por un ligero toque en 3D, lo cierto es que esta segunda parte no pudo repetir el carisma del que hizo gala el original y que además se mantuvo inalterable en todas sus versiones.

Basta con decir que la animación, uno de los aspectos más valorados en el primero, resulta muy inferior en cuanto a su calidad se refiere.

El resto de elementos permanecen poco más o menos al mismo nivel; es decir, las plataformas, ascensores y ordenadores, con el añadido de escasos enemigos de dudosa originalidad.

A modo de curiosidad, con el paso del tiempo irrumpió en escena un llamativo Impossible Mission 2025 para Amiga y PC que felizmente incluía la primera parte de esta saga, e incluso se habló de su posible lanzamiento para Mega Drive y Super Nintendo, si bien estas dos últimas entregas jamás llegaron a ser comercializadas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.