INDIANA JONES GREATEST ADVENTURES

A finales del año 1.994 no eran precisamente pocos los usuarios que esperaban con cierta inquietud que LucasArts sorprendiera a propios y extraños con un notable cartucho, el cual recogía las hazañas de uno de los héroes más carismáticos que se recuerdan, protagonista indiscutible de otra famosa trilogía cinematográfica por aquel entonces.

Y es que tras comprobar de primera mano todo el jugo que pudieron exprimirle a la franquicia de Star Wars, se antojaba ciertamente apetecible un título que recopilara los peligros a los que se exponía el intrépido Indiana Jones.

Tras la comercializacion de anteriores juegos procedentes de otras compañías para distintas plataformas – que dicho sea de paso, no consiguieron conquistar al gran público -, JVC fue la encargada de adaptar a Super Nintendo las gestas del incombustible profesor universitario, en un magnífico programa que era un digno exponente de los largometrajes del no menos popular Spielberg.

Y así, Indiana Jones Greatest Adventures comparte no pocos paralelismos en su desarrollo con otras entregas de la aclamada serie Super Star Wars, tomando como referencia las heroicidades del singular arqueólogo de origen americano.

Tanto es así que el denominador común hay que buscarlo en una más que correcta mezcla de géneros donde las mejores plataformas, las fases en las que impera la conducción de vehículos, la acción y los siempre bien recibidos pequeños retos mentales tienen cabida.

La gran diferencia radica en que para la presente ocasión LucasArts optó por recopilar las tres películas en un mismo juego en lugar de dividirlas dando origen a otros tantos cartuchos.

Huelga decir que la mezcla se ha resuelto de forma satisfactoria, pues cada film tiene su correspondiente inicio y final, ajustándose a las necesidades del guión original.

Como es obvio, durante la partida el usuario asumirá el rol del Dr. Jonescomunmente conocido como Indy – luciendo todas aquellas habilidades que catapultaron al personaje a la fama, ya sea manejando el látigo con maestría, sorteando saltos imposibles, luchando con destreza, empuñando su emblemática colt procedente de la Segunda Guerra Mundial, o bien sujetándose el sombrero de esa forma tan característica cuando la situación se plantea adversa.

A modo de reclamo, la empresa desarrolladora no dudó en introducir escuetos fotogramas digitalizados extraídos directamente de los largometrajes, así como determinados ingredientes que tan buen resultado dieron en la anteriormente citada trilogía de Star Wars, tales como el soberbio modo 7, la recolección de items de lo más variopinto y el inevitable reencuentro con los peligrosos enemigos que ya aparecieron en las taquilleras películas.

La unión de las tres partes se deriva en una extensión que da paso a una duración más que considerable, alcanzando la friolera de casi una treintena de pantallas por superar en la que os aguardan todo tipo de retos de dificultad probada al alcance de muy pocos, tal como nos tenía acostumbrados el aclamado equipo de programación.

Y es que nadie dijo que ser un héroe resultara una tarea sencilla.

Sin entrar en pormenores, estos son los tres títulos que componen el cartucho:

Indiana Jones y el Arca Perdida

He aquí la primera gran aventura del osado arqueólogo, en la que el manejo del látigo será fundamental durante todo el progreso para desafiar al omnipotente ejército nazi.

Indiana Jones y el Templo Maldito

Tras su tortuoso paso por Shangai, el sufrido héroe acaba internándose en un lúgubre templo que es en realidad un laberinto lleno de desagradables sorpresas, donde su ingenio se convertirá en su mayor aliado.

Indiana Jones y la Última Cruzada

Tras el fracaso de su propio padre, Indiana retoma el cometido de localizar el paradero del Santo Grial, perseguido como de costumbre por el temido ejército alemán.

RESUMIENDO

Gráficamente el título luce al más alto nivel, pues los escenarios son dignos de loa y alabanza y el scroll parallax roza la perfección.
Mención especial para las animaciones del protagonista, quedando patente el esmero que puso LucasArts en dotar al personaje de unos movimientos sobresalientes.

Y si bueno es el acabado visual, no menos bueno iba a ser el apartado sonoro en el que todas las composiciones de John Williams quedan representadas por un impecable sonido Dolby Surround, que como era de esperar acompaña con maestría al desarrollo de la acción.
Todo ello sin olvidar los conseguidos sonidos FX de impecable factura técnica, que van desde el característico chasquido del látigo pasando por el ensordecedor ruido de los disparos, los contundentes puñetazos y hasta el bramido de los animales.

La jugabilidad sigue la estela del resto de apartados, pues el control se adapta con holgura a todas las necesidades que plantea el título y las posibilidades que ofrece son múltiples y variadas.
Por si fuera poco, aún os aguardan casi treinta largas fases y hasta tres niveles de dificultad.

En síntesis…

Nos encontramos ante un título imprescindible para aquellos que se cuenten entre los fans de Indiana Jones, y que comulga en harmonía con el espíritu que pudimos ver en las mismas historias rodadas por Spielberg.

El sensacional nivel técnico está fuera de toda duda – especialmente si nos referimos al depurado apartado gráfico -, manteniendo inalterable el interés durante todo el progreso que llega a despuntar en determinados momentos álgidos, engalanado además por una ajustadísima curva de dificultad y una duración considerable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.