INTERNATIONAL SUPERSTAR SOCCER 64

Konami volvió a revolucionar el mundo de los videojuegos con el mejor simulador de fútbol del momento, dejando patente su buen hacer con un cartucho que rebosa calidad gráfica, un correcto número de opciones y un apartado jugable sobresaliente, dando lugar a un título explosivo que sirvió para hacer tambalearse los conceptos asentados en la practica totalidad de juegos basados en el deporte rey.

No en vano, la primera aparición de International Superstar Soccer para Super Nintendo ya supuso toda una revolución para los simuladores de fútbol.

La clave del éxito fue aunar en un solo programa toda la grandeza audiovisual que había caracterizado hasta entonces a la serie FIFA con una jugabilidad más cercana al mítico Sensible Soccer, derivando en un nuevo mito dentro del género.

Tras realizar diferentes versiones para las consolas de 16 bits de SEGA y Nintendo, la galardonada saga dio el inevitable salto a los 32 bits y finalmente a los 64, con el título que aquí nos ocupa.

El programa es una conversión del mismo juego lanzado en el mercado japonés bajo el nombre de Perfect Striker, donde se han sustituido los equipos de la liga japonesa por 36 selecciones nacionales.

Huelga decir que por el apelativo con el que lo bautizaron sus creadores se puso en tela de juicio si el cartucho sería capaz de mantener intacta la soberbia calidad que ya acompañó a sus predecesores, pues con frecuencia sucede que la adaptación de un programa a un soporte de mayor capacidad apenas conlleva ciertas mejoras con respecto al original.

Sin embargo, puede suceder también que las nuevas entregas traigan consigo un cambio tan radical que el único nexo en común con el título anterior se base de forma íntegra en el nombre.

International Superstar Soccer 64 bien podría ser un híbrido entre ambos casos, pues resulta más que evidente la renovación técnica que se ha llevado a cabo, aunque se mantiene fiel a las líneas básicas del anterior programa.

Es preciso destacar aquí la perspectiva lateral – aunque con la posibilidad de utilizar tres ángulos y un número idéntico de zooms, de hasta 9 posibles combinaciones -, así como las mismas melodías.

También se ha mantenido intacto el sistema que permite reflejar el cansancio de los jugadores, gracias al uso de diferentes colores, y por supuesto los nombres ficticios para los deportistas.

Por fortuna es posible subsanar esta carencia gracias al uso e un completo editor, al igual que ya sucedía en las versiones niponas de Super Nintendo y PlayStation.

Como novedad este mismo editor permite establecer características técnicas para los distintos jugadores, y elegir un rostro de entre 32 modelos disponibles.

Aunque es justo matizar que este elemento ya había hecho acto de presencia con anterioridad en diversos simuladores de baloncesto, pero por alguna razón su uso en los juegos de fútbol había quedado relegado al Sensible Soccer, en el que tan solo era posible editar el color de la piel y del pelo.

Los polígonos con texturas empleados para la representación de los jugadores son un claro ejemplo del poderío de Nintendo 64, que llegó a superar con esta entrega a la versión disponible para PlayStation.

Mención especial para la velocidad de la que hacen gala los jugadores, que se ha adaptado a la perfección a los desplazamientos del esférico, lo que se deriva en un efecto absolutamente creíble.

Y pese a que cada uno de los botones del mando responde a una acción diferente, el usuario llega a hacerse con el control de una forma natural e intuitiva, casi sin esfuerzo alguno.

La mezcla de un apartado audiovisual soberbio con un asequible control dan fruto a una jugabilidad magistral, que sirvió para evidenciar hasta qué punto había llegado a explotar Konami las capacidades de Nintendo 64, pese al breve periodo de tiempo transcurrido.

Otra de las novedades que trae implícitas este cartucho tiene que ver con los penaltis, que incorporan dos cursores mediante los cuales es posible controlar al portero, así como la trayectoria del disparo.

.
Respecto a las opciones, no destacan por nada en especial ni sirven para dejar patente el poderío de la consola, si bien las disponibles bastan para que no se echen en falta las necesidades básicas vigentes en la practica totalidad de simuladores del deporte rey.

Por lo que podéis esperar diversas posiciones estratégicas, un buen número de tácticas donde elegir, cinco estadios y otros tantos niveles de dificultad.

Para finalizar, las distintas competiciones sabrán saciar las necesidades de todos los aficionados a este género, puesto que además de las consabidas liga y copa se han añadido algunos retos a superar, tales como remontar un resultado desfavorable, imitando a otros tantos partidos reales, además del necesario modo de práctica.

Este último modo se ha visto por alguna razón empobrecido con respecto al cartucho de Super Nintendo, pues se ha perdido por el camino la divertidísima competición de habilidad que tantas alegrías les brindó a los usuarios de la mítica plataforma de 16 bits.

En cualquier caso este pequeño detalle no desmerece a un programa absolutamente magistral, en el que queda patente la capacidad de Konami para explotar las posibilidades de una consola en un reducido espacio de tiempo.

Y el resultado no pudo ser mejor, pues ISS 64 fue un juego adelantado a su tiempo, que por méritos propios llegó a convertirse en el mejor simulador de fútbol del mercado en el año 1.997.

RESUMIENDO

Visualmente el título roza la perfección, en el que brillan con luz propia la animación de los polígonos con texturas, así como la velocidad y el movimiento de los jugadores, que se han integrado con maestría.

Las melodías disponibles son las mismas que ya hicieron acto de presencia en anteriores entregas de la franquicia ISS, aunque adaptadas a las posibilidades de Nintendo 64. Además se respetaron los diversos efectos de sonido extraídos directamente del anterior título de la saga, que ambientan de forma contundente el desarrollo de los partidos.

El apartado jugable rivaliza en genialidad con el virtuosismo gráfico, ya que cada botón permite ejecutar un movimiento distinto, otorgando al programa un elevadísimo número de posibilidades y estrategias a seguir. Por ende, el control resulta asequible e intuitivo.

En síntesis…

Por norma general las compañías desarrolladoras precisan de invertir una gran cantidad de tiempo y recursos para exprimir las capacidades de un soporte, aunque esto no fue así con el sobresaliente juego de Konami, que en un tiempo irrisorio creó el mejor simulador de fútbol del momento.

Y de esta forma la prestigiosa compañía llegó a revolucionar por segunda vez el género.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.