ISS PRO EVOLUTION

Hasta el lanzamiento de ISS Pro Evolution en 1.999, la historia de los juegos de fútbol de Konami era enredada y confusa.

Todos los esfuerzos realizados por la compañía desembocaron en la serie International Superstar Soccer para Super Nintendo, en los estudios KCEO de Konami en Osaka.

ISS, tal como era conocido, apareció en 1.994 como un competidor en ventas de FIFA Football, de Electronic Arts, y presentaba una combinación de accesibilidad y acción trepidante, típica de los juegos arcade.

Un año después del lanzamiento, Konami encargó a KCET, su estudio de Tokio, el desarrollo de Winning Eleven.

La intención era ofrecer un manejo más realista que su juego homólogo, más centrado en las tácticas y en el pase que en el espectáculo.

Pero los aficionados occidentales tardaron algo más de tiempo en percatarse de la diferencia.

Las dos series circularon a la vez en Japón – tituladas Jikkyou World Soccer y Winning Eleven -, pero en Reino Unido fueron comercializadas como confusos cruces de juegos.

Winning Eleven llevaba la etiqueta Pro como versión del ISS.

Aun así, en la época en que Winning Eleven llegó a las PlayStation británicas como ISS Pro Evolution, el juego de KCET, más preciso y desafiante, era tan superior al resto de títulos que los jugadores respondieron obviando la etiqueta ISS y refiriéndose al juego simplemente como Pro Evo.

Ese cambio lo haría oficial más tarde la propia Konami.

Además del enfoque táctico – uno y dos pases, falsos pases cortos – que marcaba la diferencia, el juego supuso la aparición por primera vez del modo mánager Master League, un sistema que requería la inversión de una buena cantidad de tiempo para formar equipos y transferir jugadores.

Con ello, ISS Pro Evolution estableció los parámetros de los juegos de fútbol durante más de una década y consiguió jugar en una liga distinta a la de sus competidores.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.