JET FORCE GEMINI

Pese a la legendaria maestría de Rare con los sistemas de Nintendo, que nos brindó algunos de los mejores juegos de su era, nadie negará que la dirección artística y el diseño de personajes sean una mezcla de éxitos y fracasos.

Por cada acertado Banjo the Bear hay una deleble Tiptup the Turtle; por cada jardín lleno de piñatas de todos los animales comestibles, hay una pescadilla recubierta de suave vaselina, como Perfect Dark Zero.

Pues bien, Jet Force Gemini es uno de los grandes triunfos artísticos de los desarrolladores, y su acción se sitúa en un universo de ciencia ficción maduro, bello y abstracto, de tonalidades púrpuras, verdes y azules.

Jet Force Gemini reparte la acción entre los genuinos Juno, Vela y Lupus, su perro acorazado, y toma prestados elementos procedentes de los shooters en tercera persona, las plataformas y algún caso de FPS, dominándolos con maestría y evidente experiencia.

Las tres tramas de la historia se entrelazan en una, dejando que el jugador explore el nivel con cada personaje para alcanzar tesoros previamente inaccesibles.

También aparece el humor de Rare: los dos principales jugadores son King Jeff y el malvado Prince Barry, y la mascota oficiosa de la compañía, Mr. Pants, está escondida en una pared de difícil localización en uno de los niveles de Juno.

Desgraciadamente, Jet Force Gemini se ve obstaculizado por un terrible final de partida: el jugador debe conseguir demasiadas piezas de la nave espacial, y rescatar a todos y cada uno de los nativos de las tribus escondidas en cada nivel antes de poder realizar mayores progresos.

La tarea era especialmente ardua porque un rayo láser podía matar accidentalmente a alguno de aquellos simpáticos tipejos, pero francamente, todo es perdonable si se echa la vista atrás.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.