JURASSIC PARK

Uno de los mayores éxitos taquilleros de Steven Spielberg no podía quedarse sin su correspondiente adaptación al videojuego, disponible para la práctica totalidad de consolas en el mercado del año 1.993.

De este modo los usuarios pudieron disfrutar de versiones de Jurassic Park para Game Boy, Nintendo, Super Nintendo, Game Gear, Master System, o Mega CD, entre otras muchas plataformas.

Uno de los títulos más destacables del conjunto fue el de Mega Drive, que se saldó con un cartucho altamente recomendable.

Siguiendo fielmente el hilo argumental del prestigioso largometraje, el cometido del usuario pasará por adoptar el rol del Doctor Grant, un célebre paleontólogo que ha sido invitado a una isla donde mediante los más avanzados procesos genéticos, previa manipulación del ADN, los dinosauros que fueron extinguidos hace millones de años han sido devueltos a la vida.

Pero la sorpresa inicial pronto se tornará en horror al comprobar que un desafortunado fallo en la red eléctrica ha causado grandes desperfectos en los sistemas de seguridad, permitiendo que el total de dinosaurios escapen de sus celdas provocando a su paso el caos más absoluto, con funestos resultados para los residentes de la isla.

De modo que perdido en la inmensidad de la jungla y rodeado de criaturas hostiles, el involuntario héroe tendrá que procurarse un lugar seguro donde resguardarse de cualquier amenaza posible, por lo que no le quedará más remedio que atravesar un total de siete complejos escenarios infestados de saurios que pondrán a prueba sus mayores dotes de supervivencia, y las vuestras.

Para salir ilesos de tan arriesgada tesitura contaréis con la inestimable ayuda de numerosas armas aturdidoras con las que podréis adormecer de forma temporal a los enemigos, así como de todo vuestro ingenio y habilidad a la hora de sortear las más arriesgadas plataformas.

Por descontado los momentos álgidos del film están aquí sabiamente representados, como es el caso del fatídico encuentro con el voraz Tiranosaurio Rex que supondrá el punto de partida de esta espectacular aventura, ilustrado mediante una sobresaliente introducción que, salvando las distancias técnicas, nada tenía que envidiar a la escena vista en la película por todos ya de sobra conocida.

En su periplo por sobrevivir el buen Doctor se verá forzado a realizar actividades tan singulares como enfrentarse a las criaturas del jurásico con unos muy escasos recursos, embarcarse por caudalosos ríos, restaurar el flujo eléctrico de la isla o resistir al ataque de peligrosos Raptors, unas de las criaturas más agresivas e inteligentes de cuantas pueblan Jurassic Park.

El de la inteligencia es otro factor a tener en cuenta, pues gracias al uso magistral del Dynamic Play Adjustement la conducta de los distintos saurios se verá ensalzada conforme avance el desarrollo, convirtiéndolos en unos asesinos más eficaces y mejor adaptados al medio, pudiendo llegar incluso a resguardarse de las armas empleadas por el intrépido Doctor.

Por fortuna los desarrolladores de BlueSky Software tuvieron a bien incluir un nuevo personaje seleccionable cuanto menos curioso, con el que afrontar la historia desde un punto de vista completamente opuesto al que estábamos acostumbrados, encarnando por vez primera a un sanguinario Raptor cuya meta final es huir de la isla a toda costa, atacando por igual a hombres y dinosaurios a través de cinco fases consecutivas.

A su favor cuenta con unas afiladas garras, mortales de necesitad, su incisiva dentadura de la que dará buena cuenta para morder a sus víctimas, y una portentosa capacidad de salto de la que carecen el resto de saurios.

Con este arriesgado planteamiento se consigue enriquecer las posibilidades que atesora el cartucho hasta límites insospechados, pudiendo escoger para afrontar la aventura a dos protagonistas con objetivos contrarios y bien diferenciados.

Y la alternativa no podría ser más chocante, ni más divertida, pues mientras el valeroso Doctor Grant tratará por todos los medios humanamente posibles de salvar al resto de supervivientes de la isla, el Raptor por su parte no dudará en asesinarlos o devorarlos a placer, dando como único resultado posible dos juegos bien definidos dentro de un mismo cartucho.

Pero independientemente del personaje elegido no cabe duda de que Jurassic Park fue uno de los grandes títulos del año, y una de las grandes apuestas de SEGA para su consagrada plataforma de 16 bits que a buen seguro no dejará indiferente a ninguno de los aficionados al género de acción o de las plataformas.

RESUMIENDO

Los gráficos son soberbios, así como lo es su perfecta ambientación recreada con gran esmero.

Las animaciones de los personajes lucen al más alto nivel, y su repertorio de gestos y movimientos es sobresaliente.

Completan este apartado hasta siete especies de dinosaurios bien distinguidas, escenarios variados y ricos en detalles, y un scroll que es sinónimo de suavidad.

Una aventura de cine.

Tanto las melodías como los sonidos se adaptan de forma magistral a la acción mediante una serie de composiciones que consiguen transmitir ese ambiente selvático e inquietante, salpicadas de graznidos guturales que os sobrecogerán en cualquier momento.

Puro deleite para los sentidos.

El apartado que atañe a la jugabilidad resulta ser todo un claro ejemplo a seguir, plagado de situaciones de lo más variopinto donde la continua necesidad de enfrentarse a arriesgadas decisiones en breves momentos de tiempo, secciones de una dificultad probada y la posibilidad de superar la aventura con dos personajes diferenciados en su manejo, habilidades y objetivos son una constante.

Un cartucho ineludible para los aficionados al género de la acción con grandes dosis de plataformas.

En síntesis…

Jurassic Park es un título lleno de posibilidades, cargado de acción, tensión y dramatismo en algunos momentos puntuales.

Y es que cada detalle del juego rezuma calidad y está pensado para divertir con las máximas garantías.

Por citar tan solo algunas de sus muchas virtudes, los escenarios están recreados con gran acierto, la ambientación tétrica y opresiva es un calco de la que pudimos ver en la homónima película, es decir, cargada de paisajes lóbregos, música absorvente, una atmósfera de puro lujo y un elenco de peligrosas criaturas dotadas de magnánimas animaciones.

Aun así existen detalles que le impiden al programa alzarse con la perfección, si es que esta pudiera llegar a existir, pues aparecen ciertas complicaciones en determinados momentos que afectan muy especialmente a la ejecución de los saltos, lacrando el avance en extremo en zonas que ya de por si adolecen de una elevada dificultad.

Pese a estas pequeñas deficiencias en el control, Jurassic Park es un cartucho que sabe hacerse querer y entusiasmará a todos los que en su día pudieron disfrutar del laureado film.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.