KAKUTO CHOJIN: BACK ALLEY BRUTAL

Kabuto Chojin Bac Alley Brutal Xbox Microsoft Xtreme Retro Pixel Art

Las imágenes pertenecientes a este juego llevaban intrigándonos por su calidad desde que tuvimos noticia del lanzamiento de Xbox.

Tras el proyecto se encuentra Seiichi Ishii, responsable del diseño de la saga Tobal y The Bouncer.

Kabuto Chojin Bac Alley Brutal Xbox Microsoft Xtreme Retro 1

Su propósito era crear el título de lucha más realista hasta la fecha, y pese a sus limitaciones jugables, es justo reconocer que iban por buen camino; al menos en lo que al apartado gráfico se refiere.

Las reyertas de Kakuto Chojin se desarrollan en oscuros callejones y azoteas en plena tormenta.

Kabuto Chojin Bac Alley Brutal Xbox Microsoft Xtreme Retro 2

No hay nada cómico o que resulte agradable al espectador.

Los combates son a muerte y los luchadores contarán con la única ayuda de sus técnicas y sus extremidades.

Kabuto Chojin Bac Alley Brutal Xbox Microsoft Xtreme Retro 3

Además, no existen reacciones prediseñadas, de tal modo que cada golpe o impacto sobre el cuerpo de los personajes provoca un efecto diferente.

El modelado de los combatientes incorpora, además, multitud de articulaciones y músculos que se comportan de forma independiente, creando una animación ciertamente realista.

Kabuto Chojin Bac Alley Brutal Xbox Microsoft Xtreme Retro 4

Un digno rival, visualmente hablando, para el legendario Dead or Alive 3.

Lo que no es decir poco, precisamente.

CUATRO JUGADORES

Hasta cuatro jugadores simultáneamente pueden combatir en las arenas de Kakuto Chojin.

Kabuto Chojin Bac Alley Brutal Xbox Microsoft Xtreme Retro 5

Algo innovador en este tipo de juegos de tinte realista.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.