KAMIYA E ITAKAGI SE DESCALIFICAN MUTUAMENTE

Hideki Kamiya, el célebre autor de juegos de la talla de Devil May Cry, Resident Evil 2 e incluso el futuro Bayonetta, tiene un importante mensaje que compartir con la extensa comunidad de jugadores: “soy calvo, pero no soy gay“.

Sin embargo, parece que después de todo tan peculiar afirmación (absurda, reconozcámoslo), iba más bien dirigida a Tomonobu Itakagi, famoso por sus creaciones de Dear or Alive y Ninja Gaiden, además de por su peculiar actitud falta de respeto con el medio.

Y es que, desde hace algún tiempo, estos dos conocidos programadores mantienen un singular enfrentamiento verbal en el que en cierto modo se descalifican el uno al otro, como si de un duelo de raperos americanos se tratase.

Además de afirmar que su calvicie nada tiene que ver con su sexualidad, Kamiya hizo referencia a la obra de Itakagi de forma más directa, con las siguientes palabras: “es un gran error pensar como un idiota que los grandes pechos de mujeres son eróticos“.

Por lo que respecta a Itakagi, no dudó en aconsejarle de un modo no del todo amable a su peculiar compañero de profesión que “se retocara los ojos con cirugía láser, que Okami aburre hasta a su hija pequeña, y finalmente, si se ha pasado los últimos ocho años durmiendo, pues el género de acción resta estancado desde entonces“.

Una verdadera lástima que dos programadores centren su atención en profesarse toda clase de insultos camuflados en sus polémicas declaraciones, en lugar de hablar sobre lo que realmente nos importa a los jugadores, que son los productos en los que participan.
.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.