KARNOV’S REVENGE

karnovs-revenge-fighters-history-data-east-arcade-coin-op-neo-geo-cd-sega-saturn-pixel-art-xtreme-retro

Tras protagonizar un arcade memorable, Karnov, el famoso luchador ruso volvió a probar fortuna con este espectacular lanzamiento para Neo Geo.

Aunque por aquel entonces sus usuarios ya comenzaban a estar un poco saturados de juegos de lucha; especialmente, como en este caso, cuando el cartucho no incorporaba ninguna novedad y tampoco poseía los requisitos mínimos exigibles en el género.

Karnov’s Revenge parte del éxito inicial de su carismático protagonista, creado por Data East a finales de los ochenta, cuyo principal mérito consistió en dar origen a una coin-op con unos gráficos que rebosaban colorido y calidad por sus cuatro costados.

Desde luego, un listón demasiado alto para esta segunda entrega.

karnovs-revenge-fighters-history-data-east-arcade-coin-op-neo-geo-cd-sega-saturn-xtreme-retro-1

De todas formas, tampoco nos llamemos a engaño.

En los 122 megas de este cartucho vamos a encontrar diversión a raudales, pero a costa de una calidad que en ciertas ocasiones no está a la altura de las circunstancias.

Por ejemplo, el tamaño de los sprites, excepto en el caso de algún luchador, posee unas dimensiones más propias – salvando siempre las distancias – de un juego para Super Nintendo o Mega Drive.

Dicho lo cual, Karnov’s Revenge tiene un total de 13 luchadores con sus respectivos movimientos especiales y magias; no en vano, fue el segundo lanzamiento con un mayor número de golpes tras el legendario Super Street Fighter II.

karnovs-revenge-fighters-history-data-east-arcade-coin-op-neo-geo-cd-sega-saturn-xtreme-retro-3

Un aspecto negativo del juego reside en la música, que resulta estridente y poco elaborada.

Afortunadamente, las melodías se ven compensadas por unos magníficos efectos de sonido que, como ocurre con los alaridos de Ray, nos pondrán la piel de gallina.

Los escenarios son otro de los puntos débiles del título, ya que el colorido – por cierto, muy bien utilizado – no consigue compensar el vacío originado en algunas pantallas, repercutiendo de un modo notable en la espectacularidad.

Dejando al margen los aspectos técnicos del cartucho, cabe mencionar como anécdota que Capcom llegó a querellarse contra Data East por el increíble parecido que mantiene Karnov’s Revenge, y su versión para Super NintendoFighters History -, con respecto a Street Fighter II.

Desde luego, aparte de la lógica coincidencia por el sistema de juego utilizado, existe una semejanza más que casual entre los personajes y el uso de los movimientos y las magias empleados por Ryu, Blanka y demás miembros de la inolvidable saga.

karnovs-revenge-fighters-history-data-east-arcade-coin-op-neo-geo-cd-sega-saturn-xtreme-retro-2

Con esta controversia, el juego logró una publicidad inmerecida a todas luces.

Si este cartucho estuviera dirigido a los 16 bits, las cosas hubieran cambiado radicalmente porque estaríamos hablando de un clásico.

Por desgracia, y aunque nos cueste admitirlo, estamos comentando un juego para Neo Geo.

Pese a todo, los resultados del título gestado en el seno de Data East saltan a la vista: una cantidad desmesurada de luchadores y diversión por arrobas.

Sin embargo, como decíamos, la realización técnica de este cartucho no cumple con las expectativas deseadas.

PROS Y CONTRAS

Llegados a este punto, conviene destacar el gran número de luchadores disponible, así como los magníficos efectos de sonido y la transformación de escenarios.

En el lado opuesto de la balanza encontramos el reducido tamaño de los personajes y, quizá, el excesivo parecido con respecto al todopoderoso Street Fighter II.

EN SÍNTESIS

Data East obligó a Karnov a protagonizar un título que aún hoy sigue dando que hablar.

A nosotros, que le conocemos desde sus gloriosos orígenes, no nos parece la mejor forma de recompensar a un personaje que les aportó todos los éxitos mundanos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.