KIRBY, UN TODOTERRENO MULTIGÉNERO

Aunque comenzó como el héroe de un plataformas, Kirby ha probado casi todos los géneros imaginables en sus primeros veinticinco años de vida.

KIRBY’S PINBALL LAND (1.993)

Uno de los primeros trabajos de HAL para Nintendo fue “arreglar” un pinball para NES, por lo que no fue extraño que el primer spin-off de Kirby fuera, precisamente, un pinball.

Uno muy divertido, por cierto.

KIRBY’S GHOST TRAP (1.995)

Un divertido puzzle al estilo Puyo Puyo, que consiste en agrupar unas esferas por colores para que desaparezcan.

KIRBY’S BLOCK BALL (1.995)

Un juego al estilo Arkanoid, en el que Kirby es la bola y debe limpiar los niveles de ladrillos y enemigos.

KIRBY’S DREAM COURSE (1.995)

También ha flirteado con un arcade de golf, con hoyos repletos de obstáculos, enemigos…

KIRBY STAR STACKER (1.999)

Un puzzle original de HAL, centrado en emparejar “amigos” – seres de Kirby -.

Sólo salió de Japón el de Game Boy.

KIRBY’S AIR RIDE (2.004)

El único juego de Kirby en GameCube fue un arcade de carreras.

Utilizó el adaptador de red para carreras hasta 4 en LAN.

KIRBY Y EL PINCEL DEL PODER (2.005)

Un plataformas, sí, pero con un control único, que utilizaba la pantalla táctil y el stylus.

KIRBY’S RETURN TO DREAM LAND (2.011)

Un plataformas 2.5D, pero con un pequeño e interesante giro hacia el multijugador cooperativo para cuatro.

KIRBY’S EPIC YARN (2.011)

Kirby reimaginó sus plataformas, con cooperativo para dos, así como con un estilo, unas habilidades y una estética muy diferentes.

KIRBY’S FIGHTER DELUXE (2.014)

Kirby’s Triple Deluxe incluyó un minijuego de lucha, al estilo Smash Bros. que, después, llegó ampliado a la eShop.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.