LA BRETXA, ZONA DE INTERCAMBIO DE JUEGOS

Siempre que se habla del software patrio, salen a relucir dos puntos de encuentro para los desarrolladores de videojuegos y, en especial, para aquellos que buscaban novedades a bajo precio: el Rastro de Madrid o el Mercado de Sant Antoni en Barcelona.

Lugares donde los fines de semana se vendían e intercambiaban copias o recopilaciones de juegos grabados en casetes a doble velocidad.

En DonostiaSan Sebastián, el Mercado de La Bretxa era el lugar de referencia.

Los sábados, en aquel espacio para la venta de frutas, verduras, hortalizas, libros antiguos, sellos… también tenía cabida el software de dudosa procedencia.

El donostiarra Iñaki Martinez, grafista del estudio Santa Clara Games8Days y Hassleheart -, recuerda que el mercadillo era “bastante pirata“.

En aquella época buscaba juegos para mi Spectrum, y allí encontraba cintas con muchísimos juegos grabados por sus dos caras.

La mayoría con nombres rarísimos que no me sonaban de haberlos oído antes“.

Los comerciantes solían ser las mismas personas que también vendían cintas de música.

Cuando te acercabas preguntando por los juegos, te sacaban una caja de cartón con cintas desordenadas, y tú mismo tenías que rebuscar entre ellas.

Si querías algún juego concreto que no estuviera por allí, siempre había alguien dispuesto a grabártelo en una cinta con la condición de volver la semana siguiente con el dinero“.

La gente de Zeus Software también acudía a aquel mercadillo, no sólo para comprar las últimas novedades en formato cinta TDK y con las portadas fotocopiadas, sino para vender pequeños juegos que desarrollaban como entretenimiento.

Es el caso de Missing in ActionMIASuperBuggy – 1.986 -.

Realmente fue el primer juego que hicimos“, recuerda el programador donostiarra Ricardo Puerto.

Un juego que casi nadie conoce“.

En este título de carreras con vista cenital, se manejaba un vehículo por unos laberintos.

El objetivo era ir recogiendo una serie de banderas que iban saliendo de manera aleatoria, mientras intentabas esquivar unos remolinos de viento“, describe Puerto.

Lo más divertido de SuperBuggy era conducir el coche “porque tenía un poco de inercia y te permitía derrapar por el laberinto“.

Desarrollado en un ZX Spectrum 48K, en Zeus Software decidieron venderlo en el Mercado de La Bretxa, “aunque tenía algunos errores“.

Lo grabamos, hicimos copias en unas cintas vírgenes a las que les pusimos una carátula con un dibujo hecho a mano por Raúl, y lo pusimos a la venta por nuestra cuenta.

No vendimos más de diez copias“.

Con el tiempo, esta actividad fue perdiendo fuerza.

Además, el mercadillo terminó desplazándose a las orillas del Río Urumea, donde hoy día se ubica un cuartel de la Policía Nacional.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.