LA CREACIÓN DE LA PRIMERA EMPRESA DE VIDEOJUEGOS ESPAÑOLA

Con un modesto equipo formado por un Spectrum 48k, una simple grabadora, y un vetusto televisor sin color, los hermanos Ruiz fundaron la primera empresa de videojuegos española. No cabe duda de que estamos hablando de los inicios de la industria, cuando cualquier joven con un poco de maña y práctica podía convertirse en un virtuoso de la programación.

La historia de esta empresa pionera hay que buscarla cuando Víctor Ruiz, por aquel entonces estudiante de bachillerato, consiguió que sus padres le regalaran un ZX Spectrum.

Sin embargo, el joven Víctor resultó interesarse más por comprender el lenguaje de la programación, que en probar los propios juegos disponibles para el ordenador recién estrenado, que pese a sus modestas posibilidades, consiguió marcar el comienzo de su trayectoria profesional, aun si saberlo.
Aficionado como era a construir todo tipo de coches de radiocontrol a modo de entretenimiento en su juventud, decidió descubrir el funcionamiento del ordenador que tenía entre manos.
De ese modo, basándose en su propia intuición y rehusando incluso en los primeros momentos a leerse las instrucciones, dio comienzo su tarea de programación, y mediante el método de prueba y error, en escasas horas tuvo preparado su primer juego, que en realidad era una copia del mítico Asteroids, cuyo fin no fue otro que entretener a sus hermanos menores, Nacho y Pablo Ruiz.
Víctor consiguió contagiar de su pasión creativa a sus hermanos, que rápidamente se interesaron por los juegos, pero no como medio de entretenimiento, sino en conseguir darles un acabado adecuado conforme a sus pretensiones, centrándose en la tarea profesional y olvidando la faceta del entretenimiento.
En poco tiempo toparon con las limitaciones del ordenador, por lo que decidieron unir fuerzas y la escasa economía de que disponían dado su carácter de estudiantes, para adquirir un nuevo modelo de Spectrum, con el que contaron con las nuevas rutinas que les ofrecían nuevas posibilidades para sus creaciones jugables.
Sin ser muy conscientes aún de la importancia de lo que estaban haciendo, desarrollaron dos programas necesarios para elaborar sus pequeños juegos personales,
Por un lado, Artist, que en realidad no era otra cosa que una suite de dibujo, además de Yenght, un limitado juego de corte aventurero con el que decidieron darse a conocer.
De ese modo los tres hermanos se anunciaron en una revista informática, ofreciéndose como programadores por si había alguien dispuesto a contratar sus servicios.
Y de este modo tan humilde, nació la que tiene el honor de ser considerada la primera empresa de desarrollo de videojuegos en España, de nombre Dinamic.
A pesar de las carencias evidentes del anuncio, el éxito no se hizo esperar.
Los principios, como siempre sucede en estos casos, no fueron sencillos. Los tres hermanos se encargaban de imprimir sus propias carátulas, además de grabar las cintas de cassette que usaba el Spectrum de una en una, una ardua tarea de labor encomiable.
Y su esfuerzo fue recompensado, pues en un plazo de pocas semanas, recibieron el encargo de crear un juego, al que bautizaron con el nombre de Saimazoon.
Para su desarrollo, centraron sus esfuerzos en la creación de un entorno de grandes dimensiones, por lo que tomaron como referencia las imágenes de una selva virgen, y la dividieron en varias pantallas que debía superar el jugador.
Y dadas las aptitudes de los inexpertos aunque valerosos hermanos, consiguieron finalizar el juego en el plazo acordado, para lo que tuvieron que pasar no pocas noches en vela.
La prensa española por aquel entonces ya se hizo eco de la noticia, y consideraron a estos hermanos como pioneros a la par de exponentes de una nueva generación de jóvenes para los cuales los ordenadores eran un objeto cotidiano en sus vidas.
.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.