LA CREACIÓN DE SONIC EL ERIZO

Con su aspecto amigable, el bueno de Mario no tardó en conquistar una gran popularidad.

No obstante, su imagen poco estilizada y rechoncha resultó un impedimento para convertirse en el ídolo de millones de adolescentes en todo el mundo, allá por la década de los noventa.
.

SEGA, enemiga confesa de Nintendo durante aquella dorada etapa, se sirvió de este pequeño contratiempo para idear un personaje que cautivara a todos aquellos usuarios que habían crecido jugando con los títulos del fontanero, pero con el paso de los años aborrecieron total o parcialmente ese universo idílico de aspecto ligeramente infantil.

Para hacerle frente a la todopoderosa mascota de la gran N, su otrora eterna rival contrarrestó con un personaje un tanto insolente, más veloz y dotado de un aspecto mucho más llamativo que hizo las delicias entre los jóvenes de la época.

Pero vayamos por partes.

.

En los primeros compases de los noventa toda la industria del ocio electrónico había sucumbido ante los encantos de Nintendo.

¿Toda?.

¡Nada más lejos de la realidad!, pues desde las sombras SEGA estaba maquinando la creación de Mega Drive también conocida como Genesis -, animada por el moderado éxito que había experimentado su anterior plataforma de 8 bits, que a su vez fue superada con holgura por Famicom, la consola de la competencia.

De este modo el reinado del simpático fontanero en el terreno de las plataformas tocaba peligrosamente a su fin.

Tratando de engendrar un personaje que captara los ideales de los zagales del momento, de un carácter más arisco – agresivo dirían algunos -, la compañía nipona reclutó a los quince mejores programadores, diseñadores, y guionistas de que disponía por aquel entonces.

Y así sucedió la creación de la inigualable división AM8, popularmente conocida como el Sonic Team.

Su objetivo estaba claro: debían idear una mascota equiparable con el famoso ratón de Disney; aunque la verdad oculta tras esta declaración de intenciones era bien distinta, pues su meta pasaba por dar vida a un ser que superase en carisma al inconfundible ídolo nintendero.

.

Las propuestas que surgieron fueron de lo más variopinto, e iban de humanos rechonchos y entrados en carnes con un poblado bigote – muy en la línea de Mario, aunque esta idea fue empleada en realidad para la creación del pérfido Dr. Robotnik, el enemigo por excelencia de la saga -, pasando por conejos, ardillas e incluso armadillos.

No obstante, ninguno de estos animales tasaban con la idea de un héroe intrépido y veloz, dotado de un carisma tal que pudiera desbancar sin contemplaciones al benevolente fontanero.

Como pretendían gestar un programa dinámico y vertiginoso, finalmente se decantaron por un protagonista bien distinto, puesto que la idea original de una mascota que alargara sus extremidades para agarrar a los distintos enemigos – semejante al Ristar que vio la luz años más tarde, dicho sea de paso – se antojaba excesivamente compleja; por lo que procuraron servirse de una suerte de pelota que pudiera derribar a sus adversarios sin necesidad de detener el juego, a imagen y semejanza de una clásica partida de bolos.

Por si esto no bastara, el personaje elegido debería tener púas, otorgándole así un aspecto más amenazador si cabe; y ya puestos, lucir un peinado a la moda hacia atrás, acentuando la sensación de velocidad al correr.

Ante la tesitura, Masato Oshima, máximo responsable de la imagen referida a la nueva mascota, se decidió por emplear a un erizo, un animal carente de mala fama, cuyos rasgos eran fácilmente reconocibles y considerado por añadidura más veloz que muchas de las anteriores propuestas.

Y así fue bautizado en una primera toma de contacto como Mister Needlemouse – hago notar que, originalmente, el consagrado Sonic 4 fue presentado en sociedad como Project Needlemouse -.

No obstante, sus creadores no tardaron excesivo tiempo en cambiar este desafortunado nombre por otro mucho más sonoro, nada menos que Sonic.

Su color debería ser azulado coincidiendo con el logotipo de la compañía, y tratando de captar el interés de los usuarios se le dotó de un marcado carácter temperamental, claramente apreciable cuando éste se impacientaba y mostraba evidentes síntomas de aburrimiento en caso de no ejecutar ningún comando.

Pero Sonic no era ni mucho menos agresivo, pues en su papel de héroe velaba por la seguridad de los animales oprimidos a los que debía rescatar sin mayor demora, por lo que se veía obligado a cruzar enormes zonas en una carrera contrarreloj que no hizo sino acrecentar los beneficios de SEGA hasta verse convertida en una de las compañías más punteras y prestigiosas de la década.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.