LA CREACIÓN DEL LOGOTIPO DE ATARI

A día de hoy resulta fácil encontrar el símbolo de Atari representado en diversas prendas de ropa, aunque su origen es todo un misterio para gran mayoría de la gente. El primer nombre con que Nolan Bushnell planeo bautizar a su empresa era Syzygy, que si atendemos a la definición que se puede encontrar en el diccionario, hace referencia a una alineación de cuerpos celestes, en concreto cuando la luna y el sol forman un eclipse. Lamentablemente, cuando se dispuso a registrar el nombre de forma oficial, pudo comprobar como otra empresa se le había adelantado. Dado que en los años sesenta los hippies habían conseguido popularizar los juegos de moda orientales, Nolan se decidió por el nombre de Atari, que es un término utilizado en el juego de mesa del Go, de origen japonés, donde es preciso rodear las fichas del jugador contrario, algo similar al jaque mate del ajedrez. El nombre elegido le dio tan buen resultado, y obtuvo tantos beneficios con la empresa, que para la próxima ocasión decidió fundar otra empresa con un nombre basado en el mismo juego, en concreto Sente Games. Asimismo, el logotipo que utiliza Atari cuenta con su propia historia; se trata de una A mayúscula en concordancia con tres barras verticales, aunque hay quien comenta que se trata en realidad de una interpretación del monte Fuji. Pero la realidad, como se supo años después, poco tiene que ver con lo dicho anteriormente. El logo surgió por pura casualidad, sometiendo la inicial a diversas funciones matemáticas, y añadiéndole algunas barras como estaba de moda en los años ochenta. Se realizaron diversas combinaciones hasta que dieron con la imagen que más les agrado, que es la que todos conocemos hoy en día.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.