LA DISQUETERA DE NINTENDO

Durante el año 1.986, Nintendo decidió sacar al mercado su propia disquetera compatible con su consola de sobremesa, la Nintendo (Famicom) de 8 bits.

Con esta maniobra la compañía pretendía poner fin a uno de los inconvenientes propios de la época, la limitada capacidad de los cartuchos, además de introducir un elemento que permitiese salvar las distintas partidas.

Conjuntamente vio la luz un nuevo método de distribución de juegos, pues la empresa dispuso que mediante los discos se pudieran grabar los títulos ofertados por Nintendo, previo pago en las distintas tiendas repartidas a lo largo de la geografía japonesa.

De ese modo los usuarios nipones pudieron disfrutar gracias a este elaborado sistema de títulos del calibre de Castlevania, Metroid, Legend of Zelda, y un largo etcétera.

Aparentemente esta máquina basada en el uso de discos era funcional una vez conectada a la corriente, algo lógico, pero es que el invento llegó a funcionar incluso sirviéndose de pilas, un hecho cuanto menos sorprendente.

Para hacer uso de ella era preciso conectar la disquetera a la consola insertándola mediante la ranura reservada para los cartuchos, lo que otorgaba a sus propietarios una ampliación de 8 Kb de RAM, e incluso ofrecía ligeras mejoras respecto al audio.

En cuanto a los discos, resultaron ser una variante de los QuickDisck de Sharp y tenían dos caras, que se cambiaban de forma manual.

La parte negativa del invento, si tenemos en cuenta las posibilidades que se hubieran podido derivar de ello, es que Nintendo rehusó a hacer uso de la unidad desde su Basic, lo que habría dado como resultado a algo más cercano a un ordenador que a una consola propiamente dicha.

Esta disquetera gozó de un moderado éxito hasta que el mercado quedó saturado por unos cartuchos que mejoraban de forma notable las prestaciones que ofrecían en comparación con los anteriores, reduciendo su coste y aumentando su capacidad, además de incluir sendas pilas que permitían guardar las partidas.

El apartado más cuestionable fue, como sucede siempre en estos casos, que este sistema facilitó la irrupción de la piratería permitiendo incluso llegar a copiar los juegos sirviéndose de la misma disquetera añadiendo artilugios de diversa índole.

Pese a estos inconvenientes y a su escaso éxito comercial, la máquina gozó de un periodo de vida considerablemente largo, pues hasta bien pasado el año 2.000 Nintendo continuó apoyando a la plataforma, e incluso hoy en día resulta posible encontrar algunos de estos aparatos en tiendas especializadas en electrónica y artículos retro.

A modo de curiosidad, llegó a existir una consola que era un híbrido entre la Nintendo (Famicom) y la disquetera, bautizada como Twin Famicom, y que contrariamente a lo que cabría pensar, no fue desarrollada por la propia Nintendo sino por otra empresa ajena a la compañía, Sharp.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.