LA ESTRATEGIA COMERCIAL DE NOLAN BUSHNELL TRAS SU MARCHA DE ATARI

Finalmente, el célebre Nolan Bushnell terminó por abandonar Atari.

Tal como él mismo describe esta situación, los directivos de Warner le enviaron a la playa.

No todo fue negativo no obstante, pues recibió una generosa compensación económica por su empresa, y se le permitió además mantener los derechos acerca de una idea que venía gestando desde que estaba al cargo de Atari, nada menos que un restaurante de comida rápida engalanado con diversas coinops que pudo inaugurar felizmente en el año 1.977.

Esto fue así porque ningún directivo de Warner consideró el posible éxito de esta franquicia emergente.

Para ser francos, la cadena bautizada como Chuck E. Cheese nunca destacó por la calidad de sus pizzas, su producto estrella, bastante malas si las comparamos con aquellas que ofertaban algunos restaurantes de la competencia, aunque una vez más el ingenio de Busnell volvió a marcar la diferencia.

La idea para atraer a las familias pasaba por regalar diversas fichas a los infantes para que se entretuvieran con los distintos arcades mientras los padres de familia aguardaban pacientemente su comida.

Esta simple promoción rápidamente se tradujo en cuantiosos beneficios, pues permitía a los progenitores comer apaciblemente mientras sus hijos estaban vigilados y entretenidos.

Tratando de acentuar este ambiente familiar, unos muñecos eléctricos, que resultaron ser las mascotas de la franquicia, ejecutaban una suerte de espectáculo para divertimento y regocijo de los asistentes.

Curiosamente, el efecto causado era inversamente proporcional al deseado, pues las pobres criaturas terminaron por reconocer en su madurez que dichos engendros mecánicos les producían más temor que simpatía.

Sin embargo esto no conseguía amedrentar sus ánimos, pues era la única alternativa posible para conocer de primera mano muchos de estos juegos innovadores sin verse cohibidos por otros chicos de mayor edad y tamaño, habituales en los salones recreativos.

No en vano, el mítico Space Invaders fue motivo de sobra para mantener todos los locales a pleno rendimiento durante largos meses.

Pero con el paso del tiempo las novedades de juegos disponibles fueron cada vez menores, y lo mismo sucedió con la calidad intrínseca de la comida que ofrecían.

Los malos resultados no se hicieron esperar, y así se lo hicieron saber a Bushnell mientras disfrutaba de unas plácidas vacaciones que no dudó en interrumpir para presentarse en su país de origen y deshacerse presto de todos sus establecimientos.

Las razones del descenso en las cifras de negocio había que buscarlas en la popularización de las consolas de uso doméstico, que le restaron gran protagonismo a las máquinas arcade, y esto también repercutió sobre el tipo de comida demandada, pues por alguna razón los consumidores penalizaron a las pizzas en favor de las hamburguesas, para alegría de Mc. Donalds.

Y así, una vez más el que fuera el creador de Atari volvio a mostrar su portentosa visión para los negocios desprendiéndose de unos restaurantes que en breve dejarían de resultar rentables y enriqueciendo su patrimonio con unas cifras astronómicas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.