LA FAMILIA CRECE

Y es que aunque no me considero especialmente aficionado al fenómeno del merchandising, cualquier oportunidad es buena para hacerse con un bonito recuerdo de uno de los personajes más queridos de la industria de los videojuegos.
Me estoy refiriendo, como ya habréis adivinado a estas alturas, al célebre Sonic, uno de los protagonistas a los que le profeso mayor cariño; no en vano, el poco material que tengo de este tipo tiene relación directa con el personaje.
Con motivo del reciente salón del manga de Barcelona, he hecho la que hasta la fecha ha sido la última adquisición de que dispongo; me he visto tentado a comprar la colección entera, formada por los tres amigos inseparables, Sonic, Tails y Knuckles, aunque como no sabía bien donde colocarlos finalmente decliné esa idea.
En cualquier caso, la figura que veis aquí es una auténtica preciosidad, un muñeco de Sonic de estilo clásico, que sin duda encantará a los seguidores del personaje.
Además, comprar esta figura me ha brindado la oportunidad de conocer a “Franysonic“, de Sonic Reikai, una persona encantadora que se ha ganado a pulso toda mi simpatía.
A continuación, os dejo con algunas ilustraciones de mi pequeña colección, bastante pobre a todos los efectos, pues como he dicho antes nunca he sido especialmente aficionado a este tipo de productos, aunque no es menos cierto que los conservo con cariño, y algunos de ellos han pasado a formar parte ya de mi vida diaria.

Esta figura que veis aquí ha sido la última adquisición, una pequeña (no tan pequeña en realidad) estatua de Sonic con el estilo propio de la vieja escuela, que ya pudimos ver en las primeras versiones de 8 y 16 bits.
La que veis aquí es la postura clásica frontal.
Es bastante chulo, ¿verdad?
. He ido rotando al personaje para que se pueda apreciar lo elaborado de su diseño.
.

Como bien podéis ver, la forma de la cabeza, de las manos, los pies e incluso del cuerpo, menos estilizada que el diseño actual (léase más redonda) son un calco de los juegos de Mega Drive.


Como era de esperar, el color de los ojos es negro, en contraste con el color verde esmeralda con el que fue rediseñado el personaje a partir del primer Sonic Adventure, en un intento de modernizarlo y acercarlo de nuevo al público.


Visto desde arriba, parece una imagen sacada directamente de la intro del Sonic CD, lo que pone en evidencia, una vez más, lo acertado de su diseño.


Este que veis aquí es el muñeco al que mayor cariño le profeso, una figura que adquirí en Inglaterra en los años de mi adolescencia, concretamente cuando el Sonic & Knuckles estaba de moda. Y he conseguido conservarlo en un estado realmente bueno, pese al paso de los años. Como curiosidad, es posible articularlo y hacerle adoptar una postura deseada. Junto con el nuevo Sonic, sin duda este es mi preferido.


Una vista general del resto de muñecos que tengo en posesión. El peor de todos es sin duda el reloj, pues tiene un marcado estilo infantil. He incluido aquellos míticos tazos, con los que por cierto, nunca llegué a jugar, y algún que otro muñeco de juventud de Knuckles. Y hablando de Knuckles, el peluche es genial, aunque a diferencia de los otros, tiene un look más moderno, concretamente sacado de la serie de Sonic X.


Desde otra panorámica.


Y a continuación, algunos de los tazos antes mencionados.


Más tazos.


Por el momento, esta es mi pequeña colección de artículos de Sonic. Las habrán mucho más completas, no lo dudo, pero tengo aquí algunas figuras de un valor sentimental incalculable, que ya de por sí son irreemplazables, una de ellas en concreto. Y la última que he tenido ocasión de adquirir he de guardarla con un bonito recuerdo, el de haber podido conversar largo y tendido sobre el panorama actual de la franquicia con otros aficionados a las aventuras del erizo, algunos de la talla de “Franysonic“, al que le mando un saludo desde aquí.
.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.