LA HISTORIA DE GAME BOY

Mucho han cambiado las cosas desde que Nintendo comercializara la primera consola portátil del mercado, Game Boy, hace ya más de 20 años.
Los afortunados usuarios de esta plataforma han pasado de jugar con el Tetris, en una pantalla de apagados tonos grises, a servirse de una pantalla táctil que dispone de 260.000 tonalidades de color bien diferenciadas para entrenar su mente o bien practicar idiomas.
Durante estas dos últimas décadas la Game Boy ha perdido por el camino su preciado nombre, pero ha ganado en diseño ergonómico, gráficos, y toda clase de funciones añadidas que antaño hubieran sido del todo impensables.
Y buena prueba de la excelente salud de la que goza la actual plataforma, es que en apenas 4 años ha conseguido vender más de 100 millones de unidades en el mundo entero.
GAME BOY
Vio la luz en el año 1.989, y contaba con una pantalla de 160 x 144 píxeles en cuatro tonalidades de gris, menos de 4 cm de grosor, y unos 300 gramos de peso de forma aproximada.
Su éxito no se hizo esperar, en parte gracias a su excelente catálogo, pues la máquina se distribuyó de forma conjunta con el Tetris, que junto con el influjo de Super Mario Land, entre otros, bastaron para catapultar a la plataforma hacia un bien merecido éxito.
Es preciso destacar su gran autonomía, que permitía la friolera de 20 horas de juego, gastando a duras penas 4 pilas.
Esto era posible en gran medida porque su pantalla no era retroiluminada, si bien tratando de compensar esta carencia se comercializaron distintos accesorios de considerable tamaño que incluían desde una lupa hasta luces que permitían jugar en la oscuridad.

GAME BOY POCKET

Fue la revisión de la Game Boy original, que se puso a a venta 8 años más tarde, concretamente en el 1.997.
Se mejoró su diseño, siendo más pequeña y ligera, y del mismo modo, hubo variaciones en la pantalla, en blanco y negro para la ocasión consiguiendo un efecto de mayor nitidez, perdiendo por el camino ese aspecto verdoso anterior, y por añadidura requería de un menor consumo energético, pues bastaban con 2 pilas, frente a las 4 de que precisaba la máquina original.
Su catálogo llegó a superar los 450 títulos, siendo además compatible con el modelo clásico, por lo que era posible jugar con obras maestras de la talla de Super Mario Land 2, Donkey Kong, o Legend of Zelda, por citar tan solo algunos.

GAME BOY LIGHT

Este modelo se comercializó de forma exclusiva en el territorio japonés, ese mismo año.
Sus características eran idénticas a las de Game Boy Pocket, a excepción de su pantalla retroiluminada, con una mayor autonomía que otras consolas portátiles que ya dispusieron con anterioridad de esta preciada función.
Como curiosidad, era posible deshabilitar de forma temporal esa opción tratando de ahorrar en consumo de baterías.

GAME BOY COLOR

Llegó a ver la luz en el año 1.998, y disponía de una mayor resolución y una memoria RAM de 256 kb.
Además, era capaz de mostrar hasta 56 colores en pantalla de forma simultánea y contaba con un puerto inflarrojo para conectarse a otra consola, ideal para el fenómeno de masas que se estaba gestando de los Pokemon, que tardó tan solo un año más en hacer acto de presencia en tierras españolas.

GAME BOY ADVANCE

Con la llegada de esta consola de 32 bits en el año 2.001, Nintendo volvió a cambiar su aspecto haciéndola crecer más de ancho que de alto.
Su diseño pasó por colocar los botones a los lados y la pantalla en el centro, dejando un mayor espacio para las manos, e incluyendo los botones superiores L y R.
Además de la inclusión de la CPU de 32 bits, se mejoró el tamaño de la pantalla, su resolución y, evidentemente, su paleta de colores.
Su catálogo contó con títulos de la talla de Pokemon Rubi y Zafiro, e incluso se reeditaron una gran cantidad de aventuras consagradas en Super Nintendo con los títulos de Mario a la cabeza.

GAME BOY ADVANCE SP

Apenas 2 años más tarde salió este nuevo modelo, con un diseño estilizado que reducía su tamaño de forma considerable, permitiendo doblar la consola por la mitad, quedando la pantalla en la zona superior, y los botones en el espacio inferior.
A modo de curiosidad, este fue el primer modelo que llegó a incorporar una batería recargable de serie.
Además, solventaba uno de los principales problemas de que adolecía la Game Boy Advance original, para lo que se añadió una luz interna a la pantalla que era posible activar o desactivar a placer, al más puro estilo de la Game Boy Light.

GAME BOY MICRO

Esta consola se puso a la venta en el año 2.005, convirtiéndose en la consola más pequeña de toda la historia.
Con apenas 5 cm de grosor y 80 gramos de peso, disponía de una pantalla de menor tamaño, pero mantenía la resolución y brillo del anterior modelo.
La parte negativa es que para conseguir reducir el tamaño, se perdió por el camino la compatibilidad con las anteriores plataformas de la compañía, Game Boy y Game Boy Color, siendo tan solo compatible con los títulos de Game Boy Advance.
Como anécdota, se llegaron a comercializar diversas carcasas intercambiables.

.

NINTENDO DS

.
Ese mismo año supuso quizá el mayor cambio de todos, dando por zanjada la etapa de Game Boy, y abrazando una esperanzadora época que vendría bajo el nombre de Nintendo DS.
La nueva máquina traía consigo una doble pantalla, siendo una de ellas táctil, gráficos en 3D, y conexión WIFI, definiendo una nueva forma de jugar, más abierta y accesible hacia el público general.

NINTENDO DS LITE

Apenas un año más tarde fue posible adquirir este modelo, más esbelto que el anterior, en el que se vio nacer a la famosa línea de juegos Brain Training, cosechando un éxito sin precedentes.

NINTENDO DSI

Mejorando el modelo existente, la nueva portátil de Nintendo disponía de una cámara y audio para incorporar la música y la fotografía en cuestión a la “esfera de juegos” de sus usuarios.

Y en el futuro la compañía ha prometido seguir innovando en su mercado de portátiles, en el que se han labrado una trayectoria envidiable por las empresas de la competencia.
Nadie, salvo ellos, saben con qué nuevo modelo o plataforma nos sorprenderán.
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.