LA HISTORIA DE LEGACY OF KAIN

Legacy of Kain es, con diferencia, una de las sagas vampíricas más ambiciosas de los videojuegos.

Esta es la historia de la épica rivalidad entre Kain y Raziel

En 1.993, Dennis Dyrack, el ambicioso presidente de la desarrolladora Silicon Knights, quiso crear una saga épica de aventuras que jugase con el mito del vampiro, pero también con los viajes en el tiempo y los dilemas morales de Shakespeare.

Nació así The Pillars of Nosgoth, una propuesta que sedujo a la compañía Crystal Dynamics, que se unió a la producción del juego.

Se decidió que el mejor planteamiento sería el de un juego de aventuras en 2D con vista cenital; algo así como The Legend of Zelda pero con un tono más adulto.

Con vistas a su lanzamiento en PlayStation, el equipo se sumergió en un desarrollo de tres años y medio.

Y llegamos a 1.996, año en que el juego salió a la venta bajo su nombre definitivo: Blood Omen: Legacy of Kain.

Su protagonista era un vampiro que buscaba la cura a su maldición, pero que poco a poco se veía seducido por los poderes que adquiría en su aventura.

Esta ambigüedad moral culminaba en el desenlace del juego, donde debíamos escoger entre sacrificarnos por el bien común… o sobrevivir por puro egoismo.

Pero Blood Omen fue también una gran aventura, con mazmorras desafiantes, enemigos peliagudos y un nivel de dificultad que exigía lo mejor de nuestro ingenio.

A pesar de algunos puntos negativos – como los agónicos tiempos de carga -, el estreno de Kain fue muy bien recibido por la crítica y público.

Tras una disputa legal con Silicon Knights – resuelta con un desembolso de dos millones de dólares -, Crystal Dynamics se hizo con los derechos de Legacy of Kain.

Se decidió dar un giro a la saga, tomando como base Shifter, un juego en el que trabajaba Amy Hennig – exacto, la misma de Uncharted -.

Entonces, Kain se convirtió en el villano principal, mientras que el protagonismo recaía en Raziel, antiguo lugarteniente desterrado a la muerte por su amo.

Pero este no era, ni mucho menos, el único cambio: la Nosgoth medieval que vimos en el primer juego pasó a ser un vasto mundo tridimensional.

Y así, la frescura y osadía de Soul Reaver se tradujeron en un éxito de ventas, con más de 1.5 millones de copias vendidas en todo el mundo desde su publicación en 1.999.

Con Raziel ya consagrado, la secuela era inevitable.

Se descartó un lanzamiento en PSOne en favor de darle la exclusiva a la nueva consola de Sony, PlayStation 2.

Amy Hennig y su equipo tuvieron apenas 17 meses para tener listo el juego, lo que obligó a hacer recortes: se dejaron fuera niveles, escenarios y poderes para llegar a tiempo.

Con un desarrollo más centrado en los puzzles y la exploración, y un argumento más intrincado, Soul Reaver 2 volvió a dar el campanazo.

Medios y jugadores alabaron el juego, en particular su apasionante argumento.

Más de medio millón de copias refrendaron esta secuela, pero los fans pedían más.

Por suerte para ellos, de forma simultánea al desarrollo de Soul Reaver 2 otro equipo de Crystal Dynamics trabajaba en Blood Omen 2, secuela del primer juego de la saga, pero ambientada 400 años más tarde.

Blood Omen 2 fue una aventura de acción y exploración, con un brutal Kain empeñado en ser el vampiro más poderoso de Nosgoth.

Se trató de un título más desenfadado que sus predecesores, y a pesar de que no tuvo críticas igual de favorables, se vendió lo suficientemente bien como para garantizar otra secuela.

La unión hace la fuerza“, debieron pensar, así que Crystal Dynamics fusionó los equipos de Soul Reaver y Blood Omen para crear un título protagonizado por ambos personajes.

De este modo surgió Legacy of Kain: Defiance, un capítulo que cerraba todas las tramas de la saga.

Defiance combinaba fases de acción pura manejando a Kain, mientras que los niveles donde controlábamos a Raziel estaban más centrados en los puzzles.

El resultado fue un juego trepidante, que ponía fin a la saga Legacy of Kain con un desenlace agridulce.

Kain y Raziel no volverían hasta 2.010, año en que les veríamos como DLC del juego Lara Croft and The Guardian of Light.

Los dos vampiros vivían esta pequeña aventura – no canónica – como homenaje a toda la saga.

El epílogo de Legacy of Kain se produjo en 2.016 con Nosgoth, un título de acción multijugador para PC, en el que clanes vampíricos se enfrentaban a grupos de guerreros humanos.

La beta de este MOBA fue publicada en abril del mismo año, siendo clausurada un mes después.

Dicen que la vida imita el arte.

Del mismo modo que Nosgoth cayó en desgracia al aparecer Raziel y Kain, su despedida en Defiance supuso también el fin de la saga.

Al igual que sus protagonistas, Legacy of Kain ha tenido una vida repleta de obstáculos, con nada menos que 10 entregas canceladas.

Con este panorama desolador, ¿volveremos a tener nuevos capítulos de Legacy of Kain?.

En Crystal Dynamics son optimistas: su diseñador jefe, Michael Brinker, cree que hay un 50% de posibilidades de que la serie regrese.

Mientras le ponemos una vela a San Raziel – patrón de las causas perdidas -, en futuros artículos recordaremos las dos primeras entregas, Blood Omen y Soul Reaver, ambas disponibles en la Store europea.

Todo sea por reivindicar una saga que toca temas como el libre albedrío, el poder del sacrificio o el destino, con un nivel de profundidad que pocos juegos han logrado; todos ellos grandes aventuras de acción que han dejado huella en millones de jugadores.

¡Vae victis!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.