LA HISTORIA DE LOS JUEGOS CASUALES

USA_Gamer

Este artículo nace como respuesta a una serie de preguntas que recientemente nos formulaba nuestro compañero Molsupo, cuyo blog os recomiendo encarecidamente.

Dicho lo cual, en Xtreme nunca hemos sido partidarios de hacer generalizaciones, aunque ocasionalmente se perfilan como un mal necesario para tratar según qué temas.

Así pues, en la industria del ocio electrónico existen dos tipos de jugadores, que se dice pronto…

Por un lado tenemos al hardcore gamer.

Aquel que juega a todo cuanto puede y es aficionado a uno o varios géneros.

Vive su afición devotamente y, en repetidas ocasiones, sin atisbo del más mínimo criterio.

Por otro lado tenemos al jugador casual, accidental, o como diablos quieran llamarlo.

Aquí podríamos englobar tanto al hardcore wannabe – entran en este grupo la mayoría de adultos con algo de vida que pueda calificarse como tal y falta de tiempo – como los casuales de verdad.

Hardcore casual podríamos llamarlo, si no fuera un término contradictorio en sí mismo.

El que, por hache o por be, a duras penas ha profundizado en algún videojuego y, en la mayoría de casos, ni siquiera sabe qué es, cómo funciona, o directamente cómo se enchufa una consola.

Pero, sin embargo, acaba descubriendo algo en el mundo del pixel y los polígonos que le hace probar, reincidentemente, eso de los videojuegos.

Éste es el que nos interesa.

O, más concretamente, las causas y el objeto de ese descubrimiento.

LA ABSTRACCIÓN AHORA TAN DE MODA, ANTES ERA POR PURA NECESIDAD

TetrisVsSpaceInvaders

Todo empezó con las cartas.

Microsoft lanzó en 1.990 la versión 3.0 de su interfaz gráfica Windows, y en ella se incluyó una versión electrónica del Klondilke; una modalidad del tradicional juego de cartas Solitario, o Patience tal como era conocido en Inglaterra.

El Solitario fue desarrollado por un becario, Wes Cherry, con diseños de Susan Kare, una de las pioneras del diseño informático y de los inicios de Macintosh.

Ya existía una versión de 1.984 del famoso juego de cartas para dicho sistema, pero fue Windows el encargado de popularizarlo.

En una época de creciente consolidación de los sistemas informáticos en las oficinas, en la que Windows acabó siendo el sistema operativo más usado, el juego de cartas era idóneo para holgazanear un rato.

Otro de los juegos incluídos en las versiones de Windows fue el Buscaminas, esa nadería minimalista que aseguraba grandes quebraderos de cabeza y pausas aún más largas de lo pretendido.

Huelga decir que estos juegos ya presentaban la principal característica de los casual games: inmediatez, mecánica sencilla y rápidamente asimilable y, supuestamente, poca dedicación.

Posteriormente, Microsoft introduciría otros juegos en su software, tales como Freecell Spider, llegando a sacar a la venta incluso una compilación, el Microsoft Entertainment Pack de 1.990.

Pero, ¿fue ése realmente el comienzo?.

Lo cierto es que otros juegos que se harían populares, principlamente entre los trabajadores aburridos del mundo, habían tenido ya versiones anteriores a la llegada de Windows.

El mismo Solitario, como decíamos, o el Buscaminas, cuyo gameplay básico ya estaba más o menos presente en algunos puzzles de los ochenta.

Sirvan Mined-Out o Yomp a modo de ejemplo.

Otro que se hizo popular rápidamente fue el Taipei – adaptación del juego tradicional chino Mahjong – del que se realizaron exitosas versiones también en los ochenta, siendo la más conocida el Shangai de Activision en 1.986.

Pero casi paralelamente al éxito de estos juegos para ordenador, en 1.989 Nintendo había lanzado la Game Boy junto al ya legendario Tetris, que se convirtió rápidamente en un título de amplio espectro y penetró en algunos grupos de población poco habituales, como es el caso de las mujeres.

¿Por qué estos programas lograron que personas sin inclinación aparente por la industria se convirtieran en jugadores ocasionales?.

El aburrimiento laboral parece la primera causa, aunque más bien sería el detonante.

Su atractivo proviene de la tradicional afición por el ser humano a jugar, que se ha traducido en innumerables juegos de mesa e ingenio a lo largo de la historia.

Más allá de lo obvio, el acierto del Solitario fue mirar a esa misma tradición y presentar algo conocido por todos los jugadores potenciales: las cartas.

La relación del Buscaminas o Tetris con dicha tradición es algo más compleja, pero bajo una apariencia novedosa reside el mismo componente clásico de ingenio.

Tetris sin ir más lejos, y salvando las distancias, no dista mucho de un Tangram bajo la ley de la gravedad.

No era, pues, excesivamente complicado que una persona con acceso a un medio informático acabara, al menos, probando un juego que entroncaba directamente con tradiciones ancestrales e, incluso, folclóricas.

JUEGOS DE ANDAR POR CASA

tumblr_mh4v22mLJ21qbzzgco1_1280

A la sombra de los juegos para Windows y Tetris surgieron numerosos títulos dirigidos a los jugadores ocasionales, muy significativamente a partir de la expansión de internet durante los noventa, y del cada vez más extendido Javascript y Flash en los sitios web.

Aparecían así los primeros juegos online, al tiempo que proliferaban las páginas dedicadas a los juegos rápidos, de mecánica sencilla y controles mínimos.

Sitios como una de tantas secciones que decidimos crear para complementar el difunto blog de Old School Generation, que pretendían distanciarse del puzzle más tradicional para incluir minijuegos de acción, conducción, habilidad, y un largo etcétera.

Pese a ello, uno de los juegos Flash  más célebres fue el Bejeweled, allá por el lejano 2.001, que no deja de ser otro clon del Tetris.

Pero el siguiente salto evolutivo proviene, curiosamente, de la estrategia.

Cuando en el año 2.000 hicieron acto de presencia Los Sims, miles de jugadores – quizá sería conveniente decir jugadoras – se acercaron casi por vez primera a un ordenador para entretenerse.

Y en esta ocasión, la experiencia resultó mucho más absorvente y enriquecedora que con aquellos primeros juegos rápidos y sencillos.

No deja de ser una estrategia simplificada, pero ya no se limitaba a cinco minutos – o media hora –  frente a la pantalla.

La inmediatez se transformó en cierto grado de obsesión, pero los jugadores seguían siendo ajenos a la globalidad del videojuego como afición.

El origen de Los Sims, dicho sea de paso, es preciso buscarlo en SimCity, que ya anticipó algo más tímidamente este efecto.

¡SALTA, BAILA, CANTA, …!

tumblr_me0qv98q3g1rpadk0o1_1280

Algo tenía que hacer la industria para embelesar a tanto jugador ocasional, cuyo número ha crecido durante la última década de forma exponencial.

El primer movimiento serio por atraer a esa masa hacia las consolas de sobremesa lo encontramos, seguramente, en el EyeToy de Sony; y así, juegos de mecánica tan asequible como agitar los brazos llegaron a causar furor entre los aficionados.

Posteriormente vendría otra prueba exitosa por parte de Sony al trasladar dignamente el fenómeno del karaoke a su PlayStation 2 con Singstar, que se convirtió por derecho propio en otro clásico reciente en todo tipo de fiestas y jolgorios.

La ofensa definitiva, en cualquier caso, vendría de Japón.

Nintendo DS con su Nintendogs, que seguía una línea similar a Los Sims – simulación ligera de realidad para que nos entendamos – y toda una serie de títulos enfocados a generaciones que habían superado la mediana edad, tales como Brain Training.

Estos y otros lanzamientos le despejaron el camino a Wii, cuyo mayor logro consistió en que personas que jamás tuvieron un interés mínimo por los videojuegos se pasaran horas enganchados a los bolos o al golf, virtualmente hablando.

En la actualidad, la industria está decidida a que el jugador ocasional cada vez lo sea menos, aunque éste se deje querer sólo a ratos, y le guste hacerse el remolón.

Pero del romance, faltaría más, todos sacamos tajada.

DIEZ MOMENTOS CASUALES QUE PASARÁN A LA HISTORIA

Amy Rose meando Sonic Hedgehog Xtreme Retro Pixel Art

TETRIS

La primera vez que uno logra, de pura casualidad, unir cuatro líneas simultáneas en el soviético y adictivo Tetris.

BUSCAMINAS

Cuando, tras destapar una mina mil veces, uno entiende para qué sirven los malditos números…

MÓVILES

Primera y única partida al impracticable Driv3r para móvil.

WII SPORTS

Celebración jolgoriosa con el primer homerun para Wii.

BRAIN TRAINING

Ese inevitable momento de extrema vergüenza cuando uno es consciente de estar gritando colores a una consola portátil.

SINGSTAR

Destrozando Girls Just Wanna Have Fun, para no perder las buenas costumbres.

I-PACMAN

Una partida al Pac-Man de Ipod. Retro-diseño, el colmo de lo cool.

LOS SIMS

Tu Sim se ha quedado embarazada tan sólo a base de frases bonitas y flirteos ortopédicos.

ANIMAL CROSSING

Vuelves a Animal Crossing después de meses para descubrir tu casa llena de cucarachas y las malas hierbas invadiendo el pueblo. No hay derecho.

JUEGOS EN FLASH

Maldita sea, tu jefe ha vuelto a pillarte torpemente minimizando la página de Juegos de Old School Generation. Él tiene más maña que tú con Alt-Tab, por eso es el jefe.

Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.