LA QUIMIO JUGANDO SE PASA VOLANDO…

En Old School Generation adoramos los juegos – especialmente los clásicos -, no solo como un mero pasatiempo, sino como una forma de expresión artística capaz de sacar a relucir los mejores sentimientos que albergan los corazones de muchos de sus usuarios.

Pero del mismo modo somos plenamente conscientes de que la vida dista mucho de ser un juego, y en ocasiones puede llegar a tornarse en una amargura, en la que cuesta encontrar fuerzas para superar el día a día.

Si este estado ya es lastimoso con los adultos, ver a un tierno infante sumido en esta desazón resulta aún más desgarrador.

Por fortuna existen organizaciones altruistas como Juegaterapia.org, que con su labor y el apoyo que pueda prestarle cada uno/a pretende hacer llegar a los niños que padecen de cáncer consolas y juegos de todo tipo que actualmente se encuentran en desuso.

En esta página, como decíamos al principio, amamos los títulos y plataformas tradicionales, pero no es menos cierto que con frecuencia tienden a quedarse apartados en cualquier oscuro cajón, hasta que un día el recuerdo les devuelve una segunda juventud para rescatarlos del olvido, al menos durante unas breves horas, y en ocasiones ni eso.

Por ello animamos a cualquier lector que pudiera estar interesado y tenga en posesión algunas de estas máquinas o programas con los que no tenga pensado volver a deleitarse, hacérselos llegar a estas sufridas criaturas que han sido privadas de la salud de la que el resto gozamos y con frecuencia tendemos a pasar por alto, puesto que la consideramos como algo natural e intrínseco a la condición humana, al menos durante los años de juventud.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.