LA TERCERA DIMENSIÓN

Aunque Saturn no destacó por su potencia manejando polígonos, algunos juegos exprimieron su hardware al límite.

Veamos unos cuantos ejemplos.

NIGHTS INTO DREAMS (Sonic Team)

Amado por unos y ninguneado por otros, lo que es indistible es que Nights nos ofreció algunos de los entornos más espectaculares jamás vistos en Saturn, desde Splash Garden a Soft Museum.

Aunque si tuviéramos que elegir uno, sería el duelo contra Wizeman, que desplegaba efectos sencillamente alucinantes.

SONIC R (Traveller’s Tales)

Sonic R logró fusionar las carreras con el universo plataformero de la mascota azul, de manera impecable además.

El juego desborda colorido y los escenarios lograban exprimir el hardware de manera loable, gracias al talento de Traveller’s Tales, que incluso consiguió enmascarar la corta distancia de dibujado que solía lastrar a la consola.

BURNING RANGERS (Sonic Team)

El último lanzamiento del Sonic Team para Saturn sacó petróleo de las tripas de la consola hasta límites inimaginables desplegando transparencias, escenarios enormes y sorprendentes efectos de luz.

Si sólo el resto de estudios hubieran explotado la Saturn de la misma manera, otro gallo le habría cantado a la pobre.

DEAD OR ALIVE (Tecmo)

Los programadores de Tecmo nos dejaron atónitos con esta conversión de su recreativa, capaz de llevar a Saturn gráficos en alta resolución y un frame rate de lo más suave.

Incluso lograron salir airosos en lo que respecta a los escenarios, el principal escollo con el que se enfrentó AM2 en su port de Virtua Fighter 2.

PANZER DRAGOON SAGA (Team Andromeda)

Una de las producciones más caras para Saturn, aunque el dineral gastado por SEGA mereció la pena.

Además de por su incontestable calidad, se ha convertido en una de las piezas más codiciadas por coleccionistas, debido a las limitadas unidades que se distribuyeron en Occidente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.