LA TRASCENDENCIA DEL SPECTRUM, PARTE 1

Con este reportaje pretendo internarme en las distantes barreras temporales con la finalidad de recordar aquellos consagrados títulos, célebres programadores, virtuosos grafistas, experimentados músicos y emprendedoras compañías que hace ya tantos años endulzaron la existencia de los jóvenes y adolescentes de toda una generación, los que participaron de la década de los ochenta.

Quiero aproximaros a un mundo ya largamente olvidado, condicionado por una máquina que dictó el rumbo a seguir para el resto de la industria e inculcó el amor a la informática a miles de personas en todo el mundo.

Un ordenador en definitiva que marcó la trayectoria profesional de cauntiosos desarrolladores que, durante decenios, continuaron elaborando galardonados juegos aún para consola.

Los orígenes del mito hay que buscarlos en el año 1.982, cuando un británico guiado por sus propios ideales decidió llevar a cabo un proyecto de gran envergadura al registrar un ordenador basado en el microprocesador Z80, que dicho sea de paso, mejoraba las prestaciones de otra máquina desarrollada por el mismo creador, el ZX81.

Su nombre, como muchos ya habrán adivinado a estas alturas, era Sir Clive Sinclair.

En la actualidad cuesta imaginar una computadora que disponga de tan solo 48k de memoria RAM – menos de medio megabit -, 3’58 MHz, 8 escasos colores, un único canal de sonido y un teclado de membrana que pecaba de incómodo.

Pero con estas credenciales se presentó ante el mundo la prometedora máquina de Clive Sinclair, antes incluso de que se mostrara el primer programa compatible con el novedoso Spectrum.

No obstante, no tuvo que pasar mucho tiempo antes de que un gran número de empresas pusieran su talento al servicio de esta añorada plataforma para brindarle un futuro de lo más esperanzador.

Entre ellas se encontraban U.S. Gold, Ocean y SEGA, por citar momentáneamente tan solo algunas de cierto prestigio, que pronto unieron sus legendarios nombres al de este mítico procesador.

Poco después el destino de este ordenador ya había sido fijado, pues a grandes rasgos quedó reservado para ejecutar programas que podríamos tildar de lúdicos.

De modo que el número de afamados creadores dentro de las múltiples compañías desarrolladoras comenzó a incrementarse de forma exponencial.

Entre ellos nos encontramos con artistas del calibre de Bernie Drummond, Costa Panayi, David Perry, David Whittaker, Dominic Robinson, Greg Holmes, Jonathan Dunn, John Ritman, Steve Crow, Steve Turner, Tim Follin o Tom Tathock, entre tantos otros, que iniciaron una imparable trayectoria profesional que incluso perdura hasta nuestros días en determinados casos.

En futuras entregas del reportaje profundizaré un poco sobre ello, pues hay algunos desarrolladores de renombre, tales como David Perry, cuyos trabajos bien merecen ser tenidos en consideración hasta años después del final del legendario Spectrum.

¿Acaso nadie recuerda los sobresalientes Aladdin, Cool Spot, Earthworm Jim, Global Gladiators o el polémico Messiah?

No en vano, probablemente se cuenten entre los preferidos de más de un aficionado al sector.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.