LA TRASCENDENCIA DEL SPECTRUM, PARTE 3

EL ENGINE FREESCAPE, PRECURSOR DE LOS JUEGOS EN 3D

Ya durante el año 1.987 la compañía Incentive Software lanzó al mercado el prestigioso Driller, un título que a grandes rasgos representaba mediante el uso de vectores un entorno poligonal que era posible transitar y manejar a placer.


Tras el éxito obtenido, la empresa desarrolladora decidió comercializar hasta tres juegos más, cuyo último lanzamiento data del año 1.990.


Los elegidos fueron Dark Side, Total Eclipse y Castle Master, unos títulos dignos merecedores de toda loa y alabanza dado que optimizaban como pocos el código del programa, obteniendo unos resultados cuanto menos sobresalientes.


SEGA YA DESPUNTABA POR AQUEL ENTONCES

En aquellos años marcados por incesantes avances tecnológicos, la compañía nipona ya se estaba gestando una gran reputación en los salones recreativos con arcades cada vez más espectaculares.


Huelga decir que las adaptaciones de títulos tan entrañables como Afterburner, Altered Beast, Outrun, Space Harrier o Thunder Blade pese a sus virtudes, poco o nada tenían en común con las entregas originales, salvando claro está los nombres que habían heredado de las legendarias coinop, su mismo desarrollo, y empresa creadora.


La práctica totalidad de estos programas fueron comercializados por Activision, y es justo reconocer que el nivel conseguido en la mayoría de los casos resultaba notable dadas las posibilidades intrínsecas de la plataforma.


LOS JUEGOS DEPORTIVOS ARRASABAN

Desde que la industria del videojuego comenzó a desarrollarse, resulta innegable la atracción que los programas deportivos ejercen sobre los usuarios.


Durante esa etapa precisamente surgieron algunas compañías y títulos cuya repercusión en los años posteriores bien merece ser tenida en consideración, tales como Imagine y Ocean, que con el paso del tiempo terminarían por unificarse, y que en aquella década causaron furor con entregas del calibre de Decathlon y Super Test de Paul Owens, sin olvidar aquel exitoso Hypersports de Konami que tan buenos resultados dio en los salones arcade.

A estos galardonados juegos les acompañaron otros de cierto renombre, como fueron World Series Basketball y Match Day 1 y 2, de Bernie Drummond y John Ritman; mención especial para las coinops de Atari, Pole Position y Super Sprint, e incluso el Match Point de Psion, que desde el lejano año 1.984 no conoció rival posible en cuanto a juegos de tenis se refiere.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.