LA TRASCENDENCIA DEL SPECTRUM, PARTE 5

VORTEX SOFTWARE

Esta empresa nacida a finales del año 1.982 tuvo una modesta entrada en el mercado con dos programas realizados por el mismísimo Costa Panayi, el que pocos años más tarde se vería convertido en el buque insignia de la compañía.

Los juegos de los que os hablo fueron los notables Android y su continuación directa, Android II, con los que consiguieron darse a conocer y ganar cierto prestigio.

Dada la marcada rivalidad entre sociedades con motivo de la aparición de los primeros microordenadores, Vortex procuró sorprender a sus usuarios con el desarrollo de nuevas técnicas, así como mejorando la difusión de sus títulos.

Y el resultado de este esfuerzo se saldó con el sobresaliente Tornado Low LevelTLL -, un programa de vuelo a medio camino entre la simulación y el arcade.

Tras los buenos resultados obtenidos su secuela no se hizo esperar, aunque para la ocasión fue bautizada como Cyclone, modificando además el desarrollo y sustituyendo al anterior avión por un moderno helicóptero.

No obstante, su prestigiosa carrera no se limitó a esta serie de juegos, sino que en su trayectoria nos encontramos obras del calibre de Alien Highway, Deflektor, H.A.T.E. o Highway Encounter, siendo estos tres últimos desarrollados por el incombustible Panayi.

HEWSON CONSULTANTS LTD

Compañía “culpable” de algunas obras de valor incunable tales como Uridium, sobresaliente shootem up donde los haya.

En este consagrado equipo despuntaron algunos programadores del calibre de Dominic Robinson, Steve Crow o Steve Turner, entre tantos otros, artífices de los geniales Anarchy, Avalon, Cybernoid I y II, Exolon e incluso Stormlord – que llegó a adaptarse para Mega Drive, aunque tristemente nunca se comercializó en España -.

En la sexta parte del reportaje continuaremos hablando de los aclamados equipos de programación españoles.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.