LA TRASCENDENCIA DEL SPECTRUM, PARTE 6

LOS CONSAGRADOS EQUIPOS DE PROGRAMACIÓN ESPAÑOLES

Al contrario de lo que sucede con la mayoría de juegos comercializados en las distintas consolas a lo largo de todos estos años, durante aquel periodo el desarrollo nacional cobró una gran importancia.

Muchos fueron los equipos españoles que con su labor se distinguieron en la industria, aunque de entre todos ellos algunos merecen un trato especial, como es el caso de Made in Spain – más tarde conocidos como Zigurat -, Dinamic Soft, Topo Soft y Opera Soft.

Del primer grupo convendría destacar al sobresaliente Sir Fred, amén de su continuación directa, y por supuesto El misterio del Nilo.

La política comercial desempeñada por Dinamic resultó opuesta a la anterior, pues llegó a colapsar el mercado con sus títulos, siendo algunos de ellos francamente mejorables, como es el caso de Sgrizam.

No obstante con otros programas consiguieron labrarse una inmejorable reputación, tal fue la valía de obras como Abu Simbel, Army Moves – que gozó de un notable éxito en Gran Bretaña -, Camelot Warriors, Fernando Martin Basket, Game Over, Navy Moves, Phantomas 1 y 2, Rocky o Saimazoom.

Topo Soft por su parte sorprendió a propios y extraños con algunos títulos de impecable factura técnica, como fueron Desperado y Las tres luces de Glaurung; y por último, Opera Soft despuntó con algunos de los juegos más recordados de la época, entre los que se encuentran Livingstone Supongo 1 y 2.

¿QUÉ FUE DE TODOS ELLOS?

Con el paso del tiempo muchos de estos afamados programadores se reconvirtieron para los distintos sistemas disponibles en el mercado.

David Perry empezó a trabajar para Virgin, creando algunos juegos dignos merecedores de toda loa y alabanza.

El célebre David Whittaker – responsable de la serie de juegos protagonizados por Dizzy, ATV, Combat School o Platoon entre otros – fue contratado por Electronic Arts para elaborar los temas musicales de sus programas.

Por aquel entonces Melbourne House – también conocido como Beam Softwarevolvió a retomar su nombre original y pasó a centrar sus esfuerzos en la prestigiosa Super Nintendo, donde se ganó el favor del público con títulos como Choplifter III, Mech Warrior o Smash TV, aunque también contribuyó a engrosar el catálogo de Mega Drive con algunos programas tales como Blades of Vengeance.

Otros creadores como John Ritman, que se labró una inmejorable trayectoria profesional en Ocean, también programaron para Game Boy un juego basado en la técnica Filmation que responde al nombre de Monster Max.

Sobre Argonaut Software – artífices de Starglaider 1 y 2 – recae también la magnificencia del poderoso chip Super FX para “el cerebro de la bestia“.

Gremlin Graphics causó furor en la 16 bits de SEGA con algunos títulos como Lotus Turbo Challenge, Lotus II o el mismísimo Zool.

Ocean continuó maravillando a los aficionados con muchas de sus licencias, y bien podría decirse que su evolución resulta todo un claro ejemplo a seguir, pues pasaron de trabajar en una modesta oficina de la capital londinense a tener sucursales en Estados Unidos y Japón.

U.S. GOLD consiguió aguantar el tipo en el mundo de las consolas durante algunos años a base de sus jugosas licencias, lanzando juegos como el modesto Winter Olympics.

Respecto a Capcom no precisa de presentación alguna, y algunas de sus entregas – como la saga Street Fighter – siguen de rabiosa actualidad incluso en nuestros días.

Y ya para finalizar, Konami terminó por convertirse en una de las más grandes del sector, prácticamente imbatible en algunos géneros concretos.

EN RESUMIDAS CUENTAS

Algunos podrían tachar al Spectrum de ser una máquina arcaica, pero su originalidad está fuera de toda duda, y su peso en la maduración de la industria fue claramente decisivo.

Cierto es que su época no resulta equiparable a las que le siguieron, en las que cobraron un especial protagonismo los desarrollos carentes de ideas innovadoras aunque, eso si, engalanados por multitud de colores y scrolles parallax, donde solo unos pocos consiguieron destacar por encima del resto.

Y esta es una tendencia que ha perdurado hasta la etapa actual, marcada por complejos entornos tridimensionales y títulos de dudosa dificultad.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.