LARA CROFT NO CONSIGUE CONQUISTAR A LOS ESPECTADORES

El juego de Tomb Raider salio a finales del año 1996, y logró un merecido éxito de crítica, que se vio recompensado por unas ventas escandalosas. Rápidamente se convirtió en el juego del año en PlayStation, quedando mejor posicionado que obras maestras de la talla de Resident Evil, y arrebatándole protagonismo al mismísimo Super Mario 64.

Gran culpa del éxito obtenido, es preciso buscarlo en su carismática protagonista, Lara Croft, que rápidamente se convirtió en un icono, que igual servía para anunciar prendas de vestir que todo tipo de merchandising imaginable. Cualquier pretexto era bueno con tal de hacerse con un recuerdo de Lara. El hecho de que se convirtiera además en un icono sexual, gracias en parte a miles de adolescentes de la época, se vio fortalecido con la aparición en todo tipo de revistas, con poca o ninguna relación con los videojuegos. Incluso llegaron a aparecer hacks en los que era posible ver a la protagonista desnuda. El fenómeno no era de extrañar, dado el físico con el que la desarrollaron sus creadores, con un marcado carácter sexista.

Independientemente de su atractivo físico y los senos desproporcionados que lucía durante sus primeras aventuras, su fama creció hasta límites que no eran previsibles. Incluso cuando los juegos no estuvieron a la altura, como en el caso de la tercera parte, las ventas no mermaban, tal era el empuje que tenía el personaje. Pero los usuarios saben discernir entre los juegos buenos y aquellos que no lo son, y con la aparición de Lara en PS2, muchos usuarios se quejaron por el juego, que resultó ser un pequeño fracaso.

Pero la popularidad de Lara seguía en auge, por lo que los estudios de Paramount trataron de realizar su personal adaptación del videojuego a un largometraje.

Simon West, un director que contaba con cierto prestigio en el sector, fue el elegido para dar vida a Lara Croft en la pantalla en lo que se esperaba que fuera una super producción que rivalizaría con las mejores películas de acción del género. La elegida para interpretar a la famosa arqueóloga, fue Angelina Jolie, que incluso convenció a la productora para que su propio padre interpretara al padre de la heroína del videojuego durante el rodaje. Llevar la película a buen puerto no fue tarea sencilla, pues la mismísima actriz trato de imprimir mayor dinamismo en las escenas de acción prescindiendo de los actores del doblaje, contrayendo como era de esperar pequeñas lesiones. Una vez estuvo acabada la película, se proyectó en los cines del mundo entero, consiguiendo un dudoso éxito, mucho menor de lo esperado. Sin embargo, las ganancias fueron suficientes para justificar que rodar una continuación resultara un hecho rentable a todas luces, pero no fue así. La segunda película que se proyectó en los cines, contaba con unos resultados peores incluso que los de la primera parte. Era preciso culpar a alguien del fracaso,o a falta de alguien, algo. El chivo expiatorio lo encontraron en el juego lanzado en PS2, con el sobrenombre de El ángel de la oscuridad. Según los comentarios que hicieron los productores de la película, la culpa del fracaso en taquilla fue debida al mal juego que había salido a la venta, que debía causar mala imagen entre los fans de la arqueóloga.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.