LARA CROFT, UNA LOLITA DE LOS VIDEOJUEGOS

Todos tenemos nuestro pasado, nuestra más tierna infancia; ese tiempo en el que nos formamos como personas entre bocadillos de Nocilla, patadas al equipo rival, muñecas descabezadas y cocinitas a base de tierra, agua de grifo y otras lindezas por el estilo.

Lara Croft es sólo un personaje ficticio, aunque a muchos jugadores de la saga Tomb Raider les habría encantado que fuera de carne y hueso.

Pero el conjunto de polígonos que más sueños sudorosos ha suscitado entre los antiguos poseedores de PlayStation y Dreamcast en menor medida, también tiene sus historia íntima, sus inquietudes y deseos de cuando era una inocente niña – con un desarrollo corporal anormalmente precoz, eso si -.

Resulta que Lara es hija del afamado Lord Henshigly Croft, típico aristócrata inglés con mansión en la campiña, sirviente leal y presuponemos que también cuadrilla de amigos con los que ir a cazar zorros en sus ratos libres.

Pese a que tanto papá como mamá Croft intentan hacer de su hija una niña recatada, educada y formal, a la pequeña Lara no le interesan excesivamente los estudios en la High School.

El único momento en que disfruta de sus clases es cuando un tal profesor Werner Von Croy, arqueólogo alemán mezcla entre Indiana Jones y Van Helsing para más señas, da una conferencia en la escuela que deja a la muchacha literalmente sin habla.

Cuando los sufridos padres tratan de llevar a Lara, con tan sólo dieciséis años recién cumplidos, a un prestigioso internado, las cosas se complican.

La joven se revela y muestra su fuerte personalidad individualista, soñadora y aventurera escapándose de la mansión cada día y llegando a casa a la hora de cenar.

Preparáos porque el culebrón tiene su miga: los padres ya no saben qué hacer con su hija, y optan por enviarla a Europa con la cargante de su tía a fin de perderla de vista durante unos cuantos meses.

Pero Lara no acepta, y tras leer en una revista que el anteriormente citado Von Croy tiene previsto realizar una expedición en solitario a Camboya, intenta convencer a su padre por todos los medios para que le deje asistir.

Finalmente, éste accede, envía una carta al bueno de Von Croy con un jugoso cheque a modo de condimento, y Lara puede incorporarse a la aventura.

A partir de ahí, dejará de ser una niña caprichosa rodeada de lujos y comenzará su imparable trayectoria de voluptuosa y sensual heroína de acción.

Gracias a Dios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.