LAS CONVERSIONES DE THE NINJA WARRIORS

No era una máquina sencilla de adaptar, pero vaya si lo hicieron…

AMSTRAD CPC

La impresión inicial es muy buena debido a la estupenda música de la pantalla del título, sacada del primer nivel de la recreativa.

Pero a partir de ahí todo va cuesta abajo debido a una mecánica demasiado lenta y una detección de colisiones poco fiable.

Es una pena, porque este port respetaba el modo de dos jugadores y los gráficos eran bastante decentes, sobre todo en la animación de los saltos.

AMIGA

Las adaptaciones a ordenador de 16 bits fueron programadas por John Croudy y Ron Pieket, con gráficos de Ned Langman.

La versión de Amiga desplegaba unas cuantas mejoras respecto a la de Atari ST, como un scroll bastante más suave y colores mucho más intensos.

Además nos deleitó con una estupenda banda sonora, que encajaba como un guante con la acción del juego.

ATARI ST

A primera vista decepcionaba respecto a la entrega de Amiga, debido a unos colores muy apagados y un scroll mejorable.

Sin embargo, compartían la misma tecnología Dynamic Loading System.

Gracias a ella se accedía directamente a la memoria del ordenador, cargando los datos desde el disco mientras el juego seguía ejecutándose.

Sin molestas pantallas de carga que cortasen la acción.

ZX SPECTRUM

El port de Spectrum de The Ninja Warriors carecía del colorido de las otras adaptacioes, aunque se agradecía el intento de adaptar una máquina tan ambiciosa al mítico “gomas”.

Al igual que sucedía en otros juegos monocromo, el principal problema consistía en distinguir qué estaba pasando en pantalla – y sobre todo la trayectoria de las balas -.

Aun así, se las ingeniaron para incluir hasta el tanque, lo que tenía su mérito.

COMMODORE 64

Una estupenda melodía – Dios bendiga al SID de C64 – nos daba la bienvenida tras cargar el juego, aunque extrañamente, y ya metidos en harina, algunas fases tenían música y otras sólo efectos de sonido.

Obviando este detalle estamos ante la mejor versión para ordenadores de 8 bits, con un scroll impecable y buenas animaciones para el ninja protagonista y sus enemigos.

Incluso hoy en día sorprende ver el tamaño del tanque.

MEGA CD

La propia Taito firmó en 1.993 el mejor port doméstico que recibió la recreativa.

El formato de pantalla es mucho menos apaisado, pero ofrece un desarrollo mucho más ágil y un nivel de dificultad más accesible gracias al mayor radio de ataque de los kunai.

Además, la propia Zuntata – el legendario equipo de músicos de la casa – se encargó de la banda sonora, que exprimía al máximo el formato CD.

PC ENGINE

Al igual que la entrega de Mega CD, el port de PC Engine, producido por la propia Taito, jamás salió de Japón.

Los gráficos no estaban mal, aunque los escenarios eran un poco sosos y el siempre temido flicker irrumpía cuando coincidían muchos sprites en pantalla.

Lo peor de todo fue la desaparición del tanque, un enemigo que incluso se dejó ver en la entrega para ZX Spectrum.

PC Engine era capaz de mucho más.

UN RETORNO TRIUNFAL

Con una trama idéntica aunque ubicada en el año 2.035, este remake para Super Nintendo, creado por Natsume en 1.994, le daba mil vueltas a la recreativa original.

Sólo tenía una pega: la ausencia de un modo para dos jugadores.

Además de reencontrarnos con Kunoichi y Ninja – este último convertido en una mole vestida de azul -, The Ninja Warriors Again nos presentó un tercer personaje, el ágil Kamaitachi, quien no escondía su origen robótico.

Con unos sprites gigantescos, una mecánica hiper vitaminada y una música memorable, este cartucho, también conocido como Ninja Warriors: The New Generation, acabó convirtiéndose con el paso de los años en un título de culto y una cotizada pieza para coleccionistas.

Titus lo lanzó en Europa y Spaco se encargó de distribuirlo en España, en cantidades muy limitadas.

Si lo quieres prepárate para soltar mucha pasta en eBay y similares.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.