LAS DIFICULTADES DE VIRTUA FIGHTER EN SATURN

A pesar de que los directivos de SEGA confiaban plenamente en el éxito rotundo del juego, que de hecho junto con otro gran título de la compañía protagonizado por dragones se convirtieron en los bastiones que aguantaron el tipo por si solos ante todos los lanzamientos aparecidos en la consola rival, PlayStation, lo cierto es que el enorme esfuerzo realizado por Yu Suzuki, su creador, a duras penas consiguió exprimir la compleja arquitectura de la máquina.
Aunque pocos como él le sacaron tanto jugo a la consola de SEGA.
Si atendemos a sus propias palabras, “trabajar con dos procesadores tiene sus inconvenientes.
Virtua Fighter utiliza cada uno de los procesadores para calcular a cada personaje.
Aunque ambos comienzan al mismo tiempo, existe un ligero retraso cada vez que un procesador tiene que esperar al otro.
Hubiera sido preferible un único procesador, y tan sólo unos cien programadores en todo el mundo son suficientemente buenos para conseguir esa velocidad en Saturn“.
Dentro de la compañía, como era de esperar, le restaron importancia a ésta declaración tan tajante, pero el tiempo demostró que el resto de juegos aparecidos a duras penas alcanzaba el 65% de la velocidad con la que se movía Virtua Fighter, y eran más lentos aún en comparación con las mismas versiones lanzadas en PlayStation.
A todos éstos problemas hay que añadirle las prisas inculcadas al proceso de desarrollo del juego, una vez se conoció la fecha de lanzamiento de PlayStation, lo que repercutió de forma muy negativa en las texturas de los personajes, que contaban con una apariencia inconsistente.
A su favor hay que decir que el equipo se involucró en el proyecto hasta el punto de aprender artes marciales, a fin de poder representarlas con el mejor nivel técnico posible.
Por fortuna con su continuación, Virtua Fighter 2, si se subsanaron muchos de éstos fallos.
.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.