LAS REVISTAS DE VIDEOJUEGOS QUE TRIUNFAN EN JAPÓN

Por si nunca os lo habíais preguntado, hoy nos hemos propuesto hablar sobre las revistas japonesas de videojuegos.

Existe una cantidad increíble de ellas, algunas de nicho – enfocadas a géneros como novelas visuales – “eroge“, sobre todo -, J-RPG, juegos vinculados al manganime e, incluso, exclusivos de PC – y otras no tanto.

Sin embargo, en esta ocasión, vamos a centrarnos en las dos que abarcan un mayor público a día de hoy.

FAMITSU, LA CLÁSICA

Quizá hayas oído hablar de Famitsu y CoroCoro.

La primera es la más tradicional.

El principal reclamo de Famitsu es el equipo que la forma.

Si bien es conocida en Occidente por una tendencia a exagerar las notas de sus análisis, sobre todo en lo relativo a juegos nipones, en Japón sigue siendo bastante respetada.

Por desgracia, lejos quedan aquellos días en que los analistas de la revista eran duros.

Tras la salida de DS, empezaron a ser más benevolentes con sus críticas y, de momento, no han cambiado la tendencia.

Es fácil encontrar en los foros japoneses a antiguos lectores de la revista haciendo comentarios sobre el algo decadente estado actual de la misma.

Sin embargo, los lectores más jóvenes siguen respetando la opinión de Famitsu y leyéndola porque se trata de la revista “tradicional”, la que siempre ha estado ahí.

En cambio, CoroCoro es una revista dedicada casi en exclusiva al mundo Nintendo, y suele incluir detalles muy interesantes en forma de merchandising.

El contenido y los videojuegos tratados varían dependiendo de diversos factores, principalmente la popularidad.

Y, cuando ocurre algún lanzamiento importante, suelen sacar una edición especial, enfocándose únicamente en el mencionado gran lanzamiento.

Por poner un ejemplo, recientemente se ha dedicado la revista en su totalidad a Splatoon 2.

incluye, entre tácticas con los puntos más importantes de los mapas online, una guía de estrategia dedicada a Salmon Run o, quizá lo más interesante, un manga ambientado en el universo de Splatoon – aunque no es el primero que aparece en la revista -.

Y, por si fuera poco, suelen ser los primeros en publicar noticias esperadísimas, como anuncios importantes sobre Pokémon, ya que reciben la información de Nintendo.

Todo suena muy bien, pero también hay un gran “pero”: el precio.

El precio es de casi diez euros, el doble que Famitsu, siendo ésta una revista más completa en cuanto a información general del mundo de los videojuegos.

Aún así, no es de extrañar que se trate de la revista más vendida en Japón, ya que ofrece siempre contenido exclusivo imposible de conseguir de otra forma.

Es común encontrar niños, y no tan niños, leyendo la revista de camino al colegio.

EL PAPEL FRENTE A LAS WEBS

Existen otras revistas dedicadas a Nintendo, como Nintendo Dream, pero ninguna es tan famosa como CoroCoro.

Me encantaría saber por qué poseen este trato de favor…

Siempre ha sido así, desde los primeros Pokémon, y no parece que vaya a cambiar.

De hecho, y como curiosidad, en Japón, al principio sólo era posible conseguir Pokémon Azul para Game Boy si eras suscriptor de la revista.

Por desgracia, el formato clásico de revista de videojuegos, a diferencia de las revistas de manga, está de capa caída en Japón.

La gente tiene a su alcance infinidad de portales donde enterarse de todo al instante.

Algunas compañías hasta sacan una revista semanal, además de la mensual o bimensual, para competir con las webs.

Las únicas que triunfan son las que poseen un hueco bien cimentado en el mercado, como Famitsu, o las que ofrecen exclusivas y temas atractivos para las masas, como CoroCoro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.