LEGACY OF KAIN: SOUL REAVER

Tras el inclemente paso de los siglos, finalmente un héroe muy a su pesar acabó por alzarse y oponerse firmemente al siniestro reinado de Kain, señor de todos los vampiros.

Por descontado, el elegido para afrontar tan trágico destino no podía ser otro que Raziel, el que fuera su hijo predilecto y ocupara un cargo honorífico como lugarteniente en un tiempo remoto, tanto que a duras penas se recuerda.

De todos es conocida aquella funesta historia en la que una inesperada evolución le llevó a desarrollar unas hermosas alas adelantándose así a su creador, y su triste desenlace.

Con este cruel argumento, que comienza con la muerte y posterior renacimiento del indiscutible protagonista, se presentó en sociedad Soul Reaver: Legacy of Kain, una sobresaliente aventura que vio la luz en PlayStation, PC y finalmente Dreamcast.

Un juego que fue encumbrado a la categoría de mito, y cuyos mayores méritos radican en su apasionante desarrollo y una trama perfectamente confeccionada.

AQUÍ COMIENZA LA HISTORIA DE RAZIEL, EL ANTIHÉROE POR EXCELENCIA

Raziel es un ser que lo ha perdido todo, moralmente abatido y al que tan sólo sus ánsias de venganza le otorgarán una voluntad inquebrantable para iniciar así una contienda fracticida en contra de sus otrora hermanos vampiros y muy especialmente dirigida hacia su creador, el poderoso Kain.

Este punto de partida da paso a una de las tramas más atractivas ideadas desde que la tecnología hizo posible que los juegos contaran con su propio guión – pues nadie duda que Pacman se siente felizmente realizado limitándose a comer fantasmas, sin otras procupaciones que perturben su paz interior -.

Dicho planteamiento va evolucionando durante el transcurso de la partida de una forma ejemplar, combinando con maestría la exploración, resolución de puzzles y los enfrentamientos más cruentos imaginables.

Raziel se ha visto convertido en una abominable criatura que reside entre dos mundos paralelos, el físico y el espectral, donde la investigación se alterna con sanguinarios combates contra vampiros, seres etéreos que no han encontrado descanso en su muerte e incluso humanos que no dudarán en agredir al decadente segador de almas.

UN APARTADO TÉCNICO EXCEPCIONAL

La calidad gráfica de Soul Reaver no deja lugar a dudas, pues cuenta a su favor con sólidos escenarios de grandes dimensiones, cargados de una belleza atronadora no exenta de cierto romanticismo gracias a su diseño gótico, pero contagiando a su vez al usuario de esa zozobra propia de los aclamados largometrajes de terror.

Esto en parte es posible gracias al magistral diseño de los decorados, tales como templos en ruinas, laberínticos palacios en desuso, siniestras abadías, lúgubres cementerios, y un largo etcétera.

Mención especial para el sorprendente grado de detalle en todas sus texturas, digno de loa y alabanza.

Sin olvidar toda suerte de efectos secundarios que no desmerecen en absoluto, como la conseguida iluminación en tiempo real al avanzar por los oscuros recovecos con una antorcha en la mano, por citar tan sólo un ejemplo posible.

El sonido bien merece un comentario pormenorizado aparte, pues a los efectos propios de cualquier película de terror se suman un doblaje portentoso y una banda sonora exquisita, cuyas tristes partituras se hacen notar en el momento oportuno, y lastimeros quejidos que reclaman ocasionalmente la atención dan lugar a un frenesí de gritos ahogados en dolor.

Todo ello contibuye a engalanar la ya de por sí majestuosa ambientación que caracteriza al título, que se ve potenciada por el acertado protagonismo de uno de los héroes más carismáticos que hayan podido verse en consola u ordenador alguno.

RAZIEL, UN PERSONAJE REALMENTE VERSÁTIL

Basta con decir que puede llevar a cabo un elevado número de acciones con asombrosa naturalidad, ya sea correr, planear, nadar, pasar del plano físico al espiritual y viceversa, atravesar rejas, realizar conjuros mágicos, luchar con las manos desnudas o bien sirviéndose de distintas armas e incluso del entorno, escalar y llegado el caso, alimentarse de las almas de sus moribundos hermanos.

Por descontado, durante el transcurso de la historia irá sumando distintas habilidades a su amplio repertorio inicial.

Llegados a este punto, es preciso destacar que algunos enfrentamientos se antojan violentos en extremo, pues conviene tener en consideración que los empalamientos, las quemaduras y otras defunciones de similar factura resultan ser un denominador común durante todo el progreso.

Por fortuna, el control se adapta con soltura a cada situación, siendo sencillo en todo momento y sin que se vislumbre brusquedad alguna en los numerosos movimientos.

No obstante, el sistema de cámaras empleado desluce ligeramente el acabado final, aunque no es algo que deba preocupar al usuario ni mucho menos, pues siempre cabe la opción de corregir el ángulo si este no se adapta a las necesidades que plantea el título, pasando por la recomendable vista en primera persona.

El otro lunar de esta excepcional aventura radica en su corta – pero intensa – duración, una carencia que queda suplida al menos parcialmente con el añadido de sendas misiones paralelas que otorgan suculentos beneficios, como puede ser encontrar todos los conjuros mágicos.

Aún teniendo presentes estas dos lagunas, es justo reconocer que Soul Reaver: Legacy of Kain es un programa monumental, que no por conocido debería faltar en la colección particular de todos aquellos que le profesen cierta devoción al género.

En tal caso, este título se antoja como una opción ineludible gracias a su elaborado argumento, un desarrollo repleto de puzzles y a su estremecedora ambientación que lo convierten en una de las aventuras de acción más apasionantes que han podido verse desde hace mucho tiempo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.