LEGEND OF ZELDA: OCARINA OF TIME

Después de una larguísima espera desde que el juego fue anunciado, los usuarios de Nintendo 64 finalmente pudieron disfrutar del aclamado Zelda 64, o lo que es lo mismo, Ocarina of Time.

Tristemente, se perdió por el camino la traducción al castellano del que iba a ser el primer juego en Nintendo 64 completamente en español.
Los motivos, como siempre, económicos. Apremiaba lanzar el juego en las navidades del año 1998, por ser una época de especial consumo, que además permitiría incrementar las ventas de la consola y ganarle parte del terreno perdido a la PlayStation, que por su parte si demostró un trato impecable a los usuarios retrasando el lanzamiento de uno de los mayores bombazos que se recuerdan para la 32 bits de Sony, Metal Gear Solid, que si llegó pasados unos meses completamente doblado y traducido al castellano, con uno de los mejores doblajes que se recuerdan al idioma de Cervantes.
Independientemente de las maniobras de la competencia, lo cierto es que el juego de Zelda levantaba pasiones en todo aquel que tenía la ocasión de jugarlo, y que ha cautivado sobradamente a incontables jugadores, que a día de hoy lo siguen considerando, no sólo el mejor Zelda, sino el mejor juego de toda la historia.
Pero tan elevadas afirmaciones son razonables, pues en pocas ocasiones a lo largo de los años se puede encontrar una obra maestra de este calibre.
Vamos pues a entrar en detalles del que es uno de los pilares fundamentales de los videojuegos, una epopeya sin precedentes, un juego que marcó un antes y un después, y que aún no ha conseguido ser superado muy probablemente.

SIGUIENDO LAS PAUTAS DE LOS RPG CLÁSICOS

Mario 64, otro de los grandes títulos de referencia de Nintendo, revolcionó hace ya muchos años el género de las plataformas, sentando las bases de cómo deberían ser ese tipo de juegos desde entonces.
Sin embargo, si Zelda 64 ha pasado a la historia no ha sido por remover los cimientos de lo que todo el mundo tiene en mente de lo que debe ser un buen RPG (role player game, para más señas).
La aventura protagonizada por Link se trataba de un juego de rol/aventuras que se ajustaba perfectamente a las líneas clásicas del género, y cuyo verdadero mérito residía en la enorme calidad que se había concentrado en un solo cartucho.
El argumento del juego dura toda una vida, o casi, la de un Link que aparece en el juego siendo poco más que un niño, y lo finaliza convertido en un héroe mayor de edad.
Entre estos dos incisos transcurren un total de siete años, repletos de gran cantidad de acontecimientos perfectamente enlazados en los que la acción, dramatismo, mágia y emoción van parejas.
Uno de los primeros hechos que son apreciables en Zelda 64 es que la historia fluye suavemente, a diferencia de muchos otros RPG construidos uniendo retales que forman un compendio de historias menores.
En este juego, todos y cada uno de los hechos tienen relación con el guión principal, formando un desarrollo perfectamente hilvanado.
La confrontación entre el malvado y poderoso Gannondorf por lograr alzarse con el poder del Triforce, contrarrestada por la voluntad inquebrantable de Link, es una aventura larguísima, pero construida con una perfección tal que maravilla al más incrédulo.
Y en las pocas ocasiones que se aparta del camino principal para dejarnos entrever otros eventos, como por ejemplo el amor que siente Saria por Link, lo hace con una maestría tal que en ningún momento da la impresión de que el guión se desvía del tema principal.
En no pocas ocasiones el juego realiza una pausa de varios minutos de duración para asistir a hermosas secuencias de animación realizadas con el motor gráfico del juego de forma que se van narrando los acontecimientos combinando los planos de la cámara desde diferentes ángulos, como si de una película se tratase, todo un hito en Nintendo 64 al que hoy en día ya estamos más que acostumbrados.
Y todo ambientado por unos gráficos que en ocasiones llegaban a alcanzar una calidad fotográfica en algunos escenarios renderizados, como las calles del mercado de Hyrule, una auténtica delicia visual.
Eso sin olvidar la banda sonora, sencillamente espectacular, con un nivel de detalle que incluso a día de hoy consigue sorprender, más aun si tenemos en cuenta que estamos hablando de un cartucho y no de un CD, que cuenta con una calidad sonora muy superior.
Visitar el Templo del Tiempo es una buena muestra de lo que os digo, la belleza de la fachada se ve realzada por el paisaje mientras se funde con los cantos gregorianos que suenan en su interior.
Era tal la importáncia de la música, que en algunos escenarios incluso resulta vital para orientarse grácias a sus sonidos, evitando así perderse en lo profundo de los bosques plagados de enemigos.
Pero hay mucho más, probad a levantar cualquier piedra del juego, y veréis pequeños insectos debajo.
Quizá no suene demasiado impresionante a estas alturas, pero la cosa cambia si os digo que casi 12 años después del lanzamiento de este juego, hay poquísimos juegos en que se cumpla este cometido.
Quizá Metal Gear Solid 3: Snake Eater, y pocos más.
Si bien en el juego de Konami la fauna y la flora disponible a lo largo de la aventura era increiblemente sorprendente, es bien cierto que corría en los circuitos de una PlayStation 2, una consola de mayor capacidad que la 64 bits de Nintendo, explotando sus capacidades al límite, y es que el DVD no podía dar mucho más de sí.
Y la cantidad de detalles del juego de Nintendo no se limitaba a hechos insignificantes como el de los insectos.
Era posible de igual forma deleitarse viendo como la luz cambiaba a medida que avanzaba el día, e incluso ver cómo la luna se escondía en una parte del escenario mientras un gallo cantaba y el sol se ponía por el otro lado.
Son tan solo algunos ejemplos de la minuciosidad con la que había sido programado el juego.
Y es que, una vez más, pocos juegos cumplen con estos acontecimientos después de tantos años.
En el momento de escibir estas líneas, se me ocurren el Castlevania 64 (inspirado por el Zelda 64), Zelda Majora’s Mask, Twilight Princess, Dragon Quest VIII si mal no recuerdo, y pocos más.
Dejo aquí una pequeña ventana abierta porque es de suponer que habrán varios más, si bien no consigo vislumbrar ningún otro en mi mente en estos momentos.
El primer escenario del juego, el bosque Kokiri, sirve como una primera toma de contacto para habituarse al control del personaje, y éste es otro apartado sobre el que es necesario detenerse para tratarlo con mayor detalle.

EL PERSONAJE CON MÁS MOVIMIENTOS

En este juego, Link es uno de los personajes de acción con los mejores y más variados movimientos de la historia de los videojuegos.
Desde entonces, muchos se han inspirado en su sistema de juego, algo tan sencillo como fijar el blanco permitía una cantidad sorprendente de acciones de la forma más intuitiva.
Todos y cada uno de los Zelda que han salido al mercado se han controlado en gran medida igual que este juego.
Desde luego, núnca antes un personaje había sido tan completo, y es que sigue siendo uno de los mejores y más versátiles, con una cantidad de movimientos tal que supera en muchos apartados a la gran mayoría de personajes lanzados en juegos de consolas actuales, como PlayStation 3 y XBOX 360.
Puede sonar como una afirmación realmente osada, pero no lo es en absoluto, y no es preciso profundizar demasiado para darse cuenta de ello.
Afirmar que simple y llanamente no hay personajes capaces de realizar tantas acciones como Link ya sería un argumento contundente para mantener esta afirmación, pero es que la cosa va todavía mucho más allá, porque la forma de control es sobresaliente, así de simple.
¿Cómo definir si no a un sistema de juego que luchando en tiempo real, permite, por ejemplo, usar un escudo para protegerse de los embistes del enemigo, girar alrededor suyo, esquivar sus ataques saltando hacia atrás, o dando volteretas, realizar diversas formas de ataques mediante la espada y cambiar de arma al momento, con armas de lo más variadas como arcos, boomerangs, mazos, etcétera? Y todas estas acciones a priori tan complejas, se realizan en este juego con una sencillez pasmosa y de una forma absolutamente intuitiva, sin ni siquiera incurrir en la necesidad de realizar diversas combinaciones de botones.
En lo que respecta al control de las cámaras es realmente acertado, porque os permite tomar el control en ocasiones, básicamente utilizando los botones “c“, al igual que en Mario 64, de forma que es posible utlizar el modo en primera persona, mientras que en otras ocasiones os quita el control; suele darse esta situación en laberintos en los que la vista permanece aérea, para que la jugabilidad sea mayor durante esos momentos.

LIBRES PARA MOVEROS Y ACTUAR

La extensión del mapeado de Zelda 64 es realmente notable, por lo que descubrir la gran cantidad de secretos que esconde es una árdua tarea.
El avance por el juego es totalmente libre, y volver a los lugares ya visitados no sólo es posible, sino totalmente recomendable, porque hay una infinidad de taréas que no se pueden realizar en un momento dado, pero si más tarde, cuando hayáis abandonado la niñez o simplemente contéis con nuevos poderes que os permitan abriros camino.
La empresa es de una magnitud tal, que en no pocas ocasiones parece que os supera.
Por poneros un ejemplo a modo de ilustración, si os dirigís a un lugar determinado, otro personaje del camino o de otro pueblo os pide alguna cosa de otra ciudad, donde a su vez una nueva situación requiere de vuestra total atención, con lo que fácilmente os podéis desviar del objetivo que teníais en mente.
Pero en este dinamismo, en este desarrollo natural que os brinda en todo momento libertad de acción, se encuentra otra de las grandezas del juego.
Así es Zelda 64, un juego apasionante y que no conoce de limitaciones, una obra maestra obligatoria que ningún jugador que se precie de serlo puede pasar por alto.
Y es que, por muchos años que dure esta página, pocas veces podré decirlo tan claro y con tanta seguridad de estar en lo cierto, si no tenéis aun este juego, conseguidlo en cuanto podáis.

RESUMIENDO

Los gráficos son casi perfectos, e incluyen escenarios que parecen fotografías, y durante vuestro periplo os cruzais con decenas de personajes muy diferentes entre sí, algo no muy habitual en la época, en que los habitantes de las ciudades eran todos clónicos.
Y las secuencias de animación son la guinda que consiguen una ambientación magistral.
En cuanto a los movimientos de su protagonista, Link puede hacer prácticamente cualquier cosa que se os ocurra, y las animaciones son soberbias.
Y este apartado no se limita a Link, las animaciones de la yegua Epona o de los enemigos no desmerecen en absoluto.
Por su parte, la banda sonora es espléndida.
Como ya he dicho anteriormente, en ocasiones incluso tendréis que guiaros por el sonido.
Sin embargo hay un pequeño lunar que empaña este apartado, y es la molesta alarma que suena cuando la vida escasea, que si bien cumple su cometido, que es el de crear cierta tensión, llega a ser tediosa en ocasiones.
La jugabilidad, que a fin de cuentas es uno de los factores clave en los videojuegos, es perfecta, y un ejemplo a seguir de cómo convertir lo dificil en algo realmente sencillo.
Todo un prodigio de la época.
Y es que la aventura se plantea como algo realmente apasionante, con un argumento perfectamente estructurado, largo como pocos, con una curva de aprendizaje que roza la perfección absoluta, y que combina sabimente los elementos de acción y exploración.
Es, literalmente, coger el mando y quedarse pegado.
Y todo esto que aquí he citado son tan solo algunas de las bondades que atesora el título, que cuenta con un mundo dinámico al que le afectan de forma notoria el paso de los años, gran variedad de minijuegos aguardando a ser superados, siempre con premios como recompensa, gran cantidad de objetos, que a su vez se pueden mejorar, de acciones, de completos menús al más puro estilo RPG, …
Un juego que realmente merece la pena, y que confirmó punto por punto todas las expectativas que se habían creado en torno a él.
El rey de los videojuegos.
Y no es una afirmación gratuita.
.
  • ENTRADAS ALEATORIAS
    • TIGER WOODS PGA TOUR 06

      La réplica al divertido Everybody’s Golf de Sony tenía que llegar, como era de esperar, de la mano de EA. La compañía aporta la nota realista a un género algo […]

    • JURASSIC PARK INTERACTIVE

      El esperado Jurassic Park de 3DO se hizo de rogar, pero al fin pudimos disfrutar también de esta sugerente adaptación del filme. Universal Interactive Studios aprovechó el hardware inexplorado de […]

    • SUPER MARIO AVENTURAS

      El manga de Yukio Sawada lleva publicándose en Japón desde 1.990 – ya lleva más de 50 tomos a sus espaldas, que se dice pronto – y, por fin, debuta […]

    • STREET FIGHTER

      Hace tres décadas conocimos Bionic Commando, Contra, Operation Wolf, R-Type, Rastan y Shinobi. Grandísimos títulos que han trascendido en el tiempo y dado secuelas de todo tipo para los salones […]

    • SONIC EN LAS CONSOLAS DE NINTENDO (PARTE 2)

      Gracias a Sonic, SEGA consiguió plantarle cara a Nintendo. La primera entrega vendió más de 15 millones. Y es que Sonic the Hedgehog rompió todos los moldes: el diseño de […]

  • botón comentaristas xtreme V3
  • ÚLTIMOS COMENTARIOS