LÍDERES BUDISTAS DEFIENDEN EL PAPEL DE LOS VIDEOJUEGOS

Por norma generalizada, las religiones tienden a acometer sin conocimiento de causa contra los videojuegos, influidas quizá en parte por las noticias de la prensa sensacionalista que, dicho sea de paso, tampoco acostumbran a documentarse en la medida justa o enfatizan aquellos aspectos que recalcan el morbo, si ello les permite vender sin pudor alguno una noticia.

Sin embargo, de vez en cuando podemos ver como otras religiones, de corte más tradicional e histórico, defienden el medio sin acomplejarse, algo digno de mención.
Así se ha expresado recientemente el actual Karmapa Lama, que ostenta el prestigio de ser el único líder budista reconocido en los territorios de China, India y Tibet, asegurando que los videojuegos, son un medio recomendable para canalizar las emociones del individuo.

Veo los videojuegos como algo similar a una terapia emocional, un nivel mundano de terapia emocional para mí.”- dice Triley Dorje. “Todos tenemos emociones seamos budistas o no, todos tenemos emociones, emociones felices, emociones tristes, emociones negativas y debemos tratar de encontrar una manera de lidiar con ellas cuando surgen.”

Declaraciones bastante sensatas, todo sea dicho. Quizá llegue el día en que la iglesia cristiana deje de, por ejemplo, denunciar la representación virtual de las iglesias aparecidas en los juegos, como sucedió con el primer Resistance lanzado en PlayStation 3, y sean capaces de mirar algunos de los sentimientos de bondad y amor que transmiten muchos de los juegos que se lanzan al mercado. Aunque de momento, no parece muy viable la idea.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.