LO VIEJO ES NUEVO

Retro Videogames Pixel Art Xtreme Retro

Ya no es que lo retro esté más o menos de moda.

Es que la tecnología moderna, paradójicamente, nos pone cerca lo antiguo.

Igual que los lunes son los nuevos viernes, el retro es lo más nuevo de la pasada e incluso reciente generación.

Moda para nostálgicos o caradura industrial – en cantidades industriales -, todas las compañías parecen ya convencidas de que es rentable, barato y, sobre todo, mantiene contentos a los fans deseosos de guiños simpáticos a los tiempos en los que todo parecía más sencillo.

Nintendo DSi, gracias a su bienvenida conectividad a Internet, fue otra de las consolas en subirse al carro que Microsoft y Sony llevaban explotando bastantes meses con sustanciosos resultados.

Fue con la puesta en venta a través de DSi Ware de versiones adaptadas de los Game & Watch, las maquinitas portátiles que absorbieron más de una infancia en los ochenta y que para muchos treintañeros supusieron el primer contacto con los videojuegos.

Replicadas con buen gusto – se pueden distinguir todos los movimientos posibles de los personajes y sus rudimentarias animaciones -, son juegos sencillísimos, de un primitivimo encantador, pero que hacen las delicias entre los arqueólogos del píxel y de los curiosos por los orígenes del medio.

Es sólo otro ejemplo de una tendencia que muta continuamente: desde la emulación pura y dura de sistemas antiguos, como la Games Room de Xbox 360, a la réplica con buen gusto, como el soberbio Final Fight: Double Impact, pasando por nuevas tomas de contacto con delirios del pasado, como los celebrados Megaman 9 y Megaman 10.

La cuestión es que mientras haya un pasado interesante… ¿quién quiere un futuro mediocre?.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.