LOS FANTASMAS DE PAC-MAN

Tanto o más conocidos que el mismísimo PacMan son sus enemigos confesos, los fantasmas, que le perseguirán inagotables durante toda la partida.

Un dato relativamente desconocido es que estos antagonistas cuentan con un nombre y personalidad propios, si bien los apelativos difieren en función de la región donde se ha comercializado el juego.

Lo que no varía es la posición donde se sitúan estos peligrosos espectros al inicio de cada fase, que irán saliendo de forma progresiva del centro de la pantalla con el firme propósito de darle caza al redondeado protagonista.

Pese a que pudiera parecer lo contrario, sus movimientos no son aleatorios en absoluto, haciendo posible que el jugador experimentado pueda anticiparse a ellos, siendo por tanto más eficiente evadiendo sus continuos ataques.

Veamos los personajes que integran a este selecto grupo de enemigos:

Blinky: su rasgo más llamativo es un intenso color rojo. Éste es sin duda el fantasma más molesto y peligroso de todos, pues perseguirá de forma implacable al bueno de PacMan, y llegado el caso incrementará su velocidad, complicando en exceso el tránsito a través del juego.

Clive: su color es el naranja, y resulta el más inofensivo de todo el grupo. Se limitará a circular por el escenario sin un objetivo concreto, y en muy raras ocasiones seguirá al protagonista. No obstante, dado lo imprevisible de su carácter, es del todo imposible elaborar una estrategia clara que permita esquivarlo con mayores garantías.

Inky: de color azul, su naturaleza le impulsa a cerrarle el paso en todo momento al jugador, combinando sus acciones con las de sus compañeros.

Pinky: el último de los fantasmas, de color rosado. Sus rasgos más característicos son los pronunciados cambios de dirección que efectua con regularidad. En ocasiones también imita los pasos de Blinky.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.