LOS GRÁFICOS IMPORTAN

Cuando nos toca diseccionar un título cualquiera, a menudo se nos llena la boca ensalzando sus bondades jugables.

Sin pensarlo mucho, nos apresuramos a pregonar que lo importante, en esta industria, son las sensaciones, las emociones, las mecánicas jugables, las experiencias que nos hace vivir un determinado juego…

La dirección artística es mucho más sustancial que el número de polígonos, lo primordial no es el frame rate, lo trascendental no es el virtuosismo gráfico, lo vital no son las texturas, las animaciones no son fundamentales o los restantes efectos no son tan valiosos, después de todo.

Todos estos son argumentos que hemos oído, y algunos escrito o defendido, en multitud de ocasiones.

No me malinterpretéis: son verdades como puños.

Pensaba en ello mientras disfrutaba con NieR: Automata, un juego que me ha encantado.

No, desde luego, no es un prodigio técnico, tiene texturas planas, escenarios muy vacíos y muchas otras carencias técnicas.

Pero los otros elementos del juego: historia, personajes, jugabilidad, variedad de situaciones, emociones, etcétera, compensan todos esos pequeños defectos con holgura.

Lo mismo podría decir, y seguro que vosotros también, de una ingente cantidad de juegos.

Es cierto, no hay debate posible.

Lo importante en un juego son, fundamentalmente, sus mecánicas y las experiencias que proporciona.

Pero no hay debate posible porque la comparación está, de inicio, mal planteada.

¿Son gráficos y jugabilidad dos elementos que se deban comparar forzosamente?.

Tengo serias dudas al respecto.

Pero, sobre todo, ¿son elementos incomparables o excluyentes entre sí?.

Para nada.

Hay decenas de ejemplos que lo demuestran.

Sí, vuelvo a acordarme de Shenmue, un juego innovador y casi perfecto tanto en el apartado gráfico como el jugable.

Pero hay muchos más casos: Super Mario 64, The Legend of Zelda: Ocarina of Time, Final Fantasy VII, Bioshock, Half-Life, Metal Gear Solid, Doom – el de 1.993 -, Street Fighter II, …

¿Serían tan rematadamente buenos estos juegos si no fuesen un portento gráfico?.

Pues, con toda probabilidad, sí, aunque, ¿por qué tenemos que renunciar a ello?.

No debemos engañarnos, al menos no más de la cuenta.

El mundo del videojuego es una industria tecnológica en la que los avances en este sentido suelen repercutir en mejoras jugables.

Tratar de desligar la tecnología haciendo ver que los gráficos no son algo importante es un error.

Sí importan: es el motor que ha hecho evolucionar a la industria, y no debemos despreciarlo.

Así que, puestos a elegir, yo lo quiero todo: gráficos deslumbrantes, una historia atractiva, mecánicas innovadoras, experiencias inolvidables… aunque eso no implica que siempre me vaya a decantar por la versión más potente y pulida, claro, por mucho que ésta sea una industria tecnológica.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.