LOS HUMILDES INICIOS DE BIOWARE

En el género de los RPG‘s existen un gran número de compañías de todo tipo y pelaje, aunque quizá uno de los casos más sorprendentes lo encontramos en la célebre empresa de BioWare – uno de los mejores estudios en su género, dicho sea de paso -, pues nada hacía presagiar que sus autores, un par de médicos para más señas, acabarían por dedicarse al laborioso mundo de la programación.

El prestigio conquistado por estos dos compañeros de fatigas no se debe en absoluto a la casualidad, pues ya en el el campo de los PC‘s se labraron una gran reputación con obras del calibre de Baldur‘s Gate o Neverwinted Nights, por citar algunas de las más conocidas; su fama siguió al alza en su paso por las videoconsolas desarrollando títulos del calibre de Star Wars: Knights of the Old Republic o Jade Empire.

Sin embargo, poca gente conoce el origen de esta afamada compañía que se gestó mientras dos aburridos médicos se enfrentaban a sus soporíferas guardias.

En una de tantas noches privados del deseado sueño Ray Muzika y Greg Zeschuk, fundadores de la compañía, barajaron la opción de crear sendos programas educativos que tratasen sobre el campo de la medicina.

No obstante la cruda realidad no se hizo esperar, pues tal como confiesa el bueno de Zeschuk no tardaron en llegar a la inequívoca conclusión de que este tipo de productos dificilmente conseguiría abrirse un hueco en el mercado.

Aún así este detalle no amedrentó sus ánimos, pues precisaban de cierto entretenimiento con el que ocupar sus largas veladas y los videojuegos se evidenciaron como un pasatiempo más que aceptable.

Y de este modo en pleno año 1.995 fundaron BioWare, un modesto estudio con el que comenzaron a trabajar en sus primeras obras, unos títulos donde imperaba la acción sin grandes alardes ni pretensiones.

Amantes del género del rol como eran, no tardaron en idear una historia con tintes épicos en la que tenían cabida infinidad de tramas y argumentos de lo más variopinto.

Por este motivo les urgía un kernel de gran potencia para el que tuvieron que invertir no pocos meses de trabajo, y al que felizmente bautizaron con el apelativo de Infinity Engine.

De esta manera iba tomando forma la que iba a ser su primera obra maestra, nada menos que el célebre Baldur‘s Gate.

Huelga decir que las primeras muestras generaron la desconfianza de los editores, que poco creían en la rentabilidad del producto; sumado a esto una nueva dificultad se interpuso en su camino, pues resultó una tarea excesivamente complicada la de contratar la licencia de AD&D, es decir, Advanced Dungeon & Dragons, uno de los juegos de rol más famosos a nivel mundial.

No obstante con el lanzamiento de Baldur‘s Gate ya durante el año 1.998 todos estos y otros problemas quedaron anclados en el pasado, pues la crítica especializada y el público coincidieron en aclamar su creación – una larguísima aventura que contaba a su favor con más de 100 horas de juego – como la mejor adaptación disponible del extenso universo de Dragones y Mazmorras.

En vista de la rentabilidad del programa era lógico que Muzyka y Zeschuk colgaran la bata del laboratorio para dedicarse a otros menesteres, para alegría y deleite de la comunidad de jugadores.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.