LOS INICIOS DEL JUEGO ONLINE EN PS2

Desde sus inicios PlayStation 2 había sido ideada para permitir las partidas online, si bien Sony no se decidió a tantear el terreno hasta que otras plataformas disponibles se aventuraron en el, pudiendo así comprobar de primera mano qué resultado les daba a las máquinas de la competencia.

Después de ver las bondades de Xbox Live, Sony finalmente decidió apostar por los primeros títulos online, entre los que es preciso destacar a SOCOM, que sin ser ningún prodigio de la técnica, tenía a su favor la posibilidad de recurrir a una suerte de auriculares que hacían posible la comunicación entre los distintos jugadores, cortados por el mismo patrón del que usan las fuerzas especiales.

Este detalle bastó para garantizarle un rotundo éxito en los Estados Unidos, tras lo cual la compañía se animo a realizar diversas encuestas en los mercados europeos tratando de averiguar qué recepción podría tener su producto en los diferentes países, intentando descubrir si sería rentable comercializar un adaptador de banda ancha que fuera compatible con su propia máquina.

El resultado, un nuevo éxito que se sumaba al anterior, pues SOCOM se consolidó como el juego más vendido de toda Inglaterra, y no tardaron en agotarse la totalidad de adaptadores que habían sido puestos a la venta.

A partir de ese momento y gracias en parte a la inestimable colaboración de Electronic Arts, el juego online estuvo presente en una buena cantidad de títulos, que por lo general eran exclusivos de la plataforma de Sony, permitiendo que las partidas a través de la red se popularizaran en el resto de consolas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.