LOS JUEGOS DE KIRBY

Aunque parezca imposible, no todas las grandes sagas de Nintendo surgieron de la prodigiosa inventiva de Miyamoto.

Es más, hubo una que fue ideada por un chaval recién contratado por un estudio externo.

¿Más particular aún?.

Ni siquiera nació en NES o SNES, sino que entró en nuestras vidas desde la mítica portátil Game Boy.

Hablamos, por supuesto, de Kirby, cuyos orígenes están llenos de peculiaridades.

Remontémonos a 1.989, cuando Masahiro Sakurai entra a formar parte de la compañía HAL Laboratory a los 19 años.

El estudio, que contaba desde sus inicios con nada menos que Satoru Iwata como programador estrella, había empezado a abandonar el mundo de los ordenadores en favor de la pujante NES, pero aquel año Nintendo sorprendió con una videoconsola portátil en la que se podían cambiar los juegos como si de una sobremesa se tratase.

Dos meses después del lanzamiento llegó la adaptación del arcade Tetris… y Game Boy se convirtió en un fenómeno de masas.

Así las cosas, el primer encargo para el joven Sakurai fue un juego para la portátil, y éste se propuso idear un plataformas sencillo, que todo el mundo pudiera jugar y hasta completar.

DEL BOCETO… AL BOCETO

Game Boy estaba en el bolsillo de casi cualquier aficionado a los videojuegos, y además Tetris era tan universal que padres, madres y hermanas también hacían uso de la consola.

Ya teníamos diseñador, plataforma, género y plan.

Pero, ¿cómo sería nuestro nuevo héroe?.

Sabiendo qué tipo de juego querían, Sakurai esbozó un círculo con ojos y zapatos para que el equipo fuera trabajando.

Pasaban las semanas y nadie rediseñaba la bola; de hecho, se fueron encariñando tanto con ella que le pusieron nombre: Popopo.

Llegados a un punto del desarrollo, era evidente que el protagonista se iba a quedar así.

Pero claro, Game Boy no era NES, y por muy avanzado que estuviera el juego, el héroe no tenía color… pero sí la caja, las imágenes para la prensa, etétera.

Miyamoto lo quería blanco, pero a Sakurai le parecía genial rizar el rizo y hacerlo rosa.

¡El héroe iba a ser una bola rosa!.

Claro que la comunicación no era la de nuestros días, y en Nintendo América no se enteraron muy bien… y la pusieron blanca en aquella famosa portada.

LEVANTANDO EL VUELO

En una industria llena de juegos de plataformas, para triunfar había que diferenciarse y Kirby era más que singular.

Su diseño al completo estaba muy pensado para lucir bien en Game Boy, el protagonista era muy especial, y sus habilidades también: podía inflarse de aire para volar y tragarse enemigos para escupirlos en forma de estrellas.

Además, el juego era fácil de completar, pero con retos adicionales si lo terminabas una o dos veces: una mayor dificultad y la posibilidad de elegir salud y vidas.

El juego vio la luz a mediados del 92 en todo el mundo, y su éxito, con más de 5 millones de copias vendidas, fue instantáneo… e irrepetible, ya que ninguna entrega posterior ha alcanzado cifras parecidas.

Sakurai había entrado por todo lo alto en la industria y ahora le tocaba empezar a sacar secuelas.

La primera de ellas estaba clara, tras los tres años de desarrollo del primer Kirby, menos de uno debía bastar para trasladar el éxito a NES.

La Famicom sí tenía colores, así que al fin todos supimos que Kirby era realmente rosa, pero en la consola de los Super Mario Bros. el concepto no fue tan exitoso.

De hecho, Kirby no llegó a ser un auténtico súper ventas en ninguna consola de sobremesa hasta el fenómeno Wii, donde el excelente Epic Yarn – 2.010 – se colocó como el único Kirby no portátil capaz de superar los 2 millones de ventas.

Pero HAL dependió tanto de Kirby en esos primeros años que, entre spin-off y aventuras clásicas, lanzó dos títulos al año.

Las ventas bajaron y Sakurai estaba cansado de la franquicia.

Tras el juego de carreras de GameCubeAir Ride, 2.003 -, abandonó HAL y fundó su propia compañía, Sora LTD.

Así gozaría de mayor libertad creativa – aunque pronto se alió con Nintendo de nuevo, ya que la Gran N y Sora LTD. crearon conjuntamente el estudio Project Sora para desarrollar Kid Icarus Uprising de 3DS -.

UN UNIVERSO PROPIO

Después de Kirby’s Adventure de NES, Kirby ganó su poder más reconocible: copiar las habilidades de los enemigos absorbidos.

Su mundo también fue creciendo, y varios de sus personajes son ya clásicos, como King Dedede – antagonista original – y Meta Knight, que debutó en NES.

El escenario habitual es Dream Land, que pertenece al planeta Pop Star, aunque el Epic Yarn de Wii transcurre en Patch Land, y en el Crystal Shards de N64 nos fuimos de ruta por la galaxia.

Ahora toca pilotar un robot y salvar el mundo de los extraterrestres en Planet Robobot, nueva evolución de la saga que recoge el genial testigo del Triple Deluxe en 3DS.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.