LOS JUEGOS DE NINTENDO CLASSIC MINI: NES (PARTE 1)

En los 80, los videojuegos no eran el fenómeno mundial que son a día de hoy.

Ya había fans de esta nueva forma de ocio, pero aún no había un mercado global ni grandes multinacionales del sector.

Pasaban meses o años desde que un nuevo sistema se lanzaba en su país de origen hasta que daba la vuelta al mundo.

¿Alguien se imagina que la próxima consola de Sony tardase dos años en llegar a Norteamérica y otro más en venderse en España?.

Pues eso pasó con NES, aunque se haya celebrado hace tiempo el 30 aniversario de su llegada a Europa, su lanzamiento en Japón fue el 15 de julio del 83.

EL MESÍAS DEL OCIO

A mediados de los 80, tras el auge y caída de Atari y compañía, en EE.UU. el sector había sufrido un descalabro brutal.

Toda la estructura sobre la que se sostenía la joven industria se había desmoronado, y para muchos el videojuego cayó donde era previsible: en la categoría “pérdida de tiempo“.

Mientras tanto, en Japón, un joven Miyamoto inventó unos exitosos arcades que bien merecían tener versión doméstica.

Nintendo ya se estaba forjando un nombre en el sector del ocio electrónico gracias a las geniales Game & Watch, y se decidieron a lanzar una consola de videojuegos.

En principio, iba a ser más un ordenador, pero en los genes de la marca siempre estará el disfrute colectivo.

Por tanto, en lugar de Personal Computer, fue la Family Computer: Famicom.

En Japón se hizo con el mercado, y Nintendo negoció con Atari el lanzamiento en EE.UU., aunque finalmente se decidió a lanzarla por su cuenta con el nombre de NESNintendo Entertainment System -.

Poco después hizo lo propio en Europa, las compañías encontraron el espejo en el que mirarse y la industria se estableció definitivamente.

Siendo la consola de más éxito de la época, la inmortal Nintendo Entertainment System tuvo más de 700 juegos.

Plantearse el recopilatorio de Classic Mini: NES escondía el envenenado reto de elegir los 30 mejores de su longeva vida… y difícilmente podrían haberlo hecho mejor.

Empezamos este repaso con los primeros éxitos marca de la casa.

Dedicaremos los futuros artículos al resto de clásicos de Nintendo, y más adelante daremos buena cuenta de los grandes títulos de Capcom, Konami, y un largo etcétera.

LA ERA DE LAS RECREATIVAS

El primer gran bombazo de Nintendo no fue Super Mario, no tan siquiera aquel primer Mario Bros.

El arcade que animó a la compañía a crear su propio sistema fue el legendario Donkey Kong.

Pero, eso sí, el bueno de la “peli” era el fontanero bigotudo, en aquel momento conocido como Jumpman.

Fue para su distribución en Norteamérica cuando hubo que ponerle nombre propio – que figuraría en la máquina recreativa -.

Como se parecía al dueño de las oficinas de Nintendo en Estados Unidos, Mario Segale, pues… ¡bautizado quedó!.

El arcade de 1.981, que durante años fue la mayor fuente de ingresos de Nintendo, tuvo conversión para varios sistemas antes de la llegada de NES.

La popularidad que alcanzó sólo está a la altura de clásicos como Tetris, y se le considera el primer juego de plataformas, además del primero en narrar una historia.

Por supuesto, le siguió una secuela, en la que Mario fue el villano: Donkey Kong Jr.

Con la NES lista para salir al mercado en el 83, ambos DK debían acompañar el lanzamiento, y lo hicieron junto a un tercer título, Popeye, el único juego de lanzamiento no incluido en NES Mini – tranquilos, no era gran cosa -.

Pero sí está el muy divertido Mario Bros., arcade del 83 que llegó a NES unos meses después del lanzamiento, en septiembre del mismo año, y donde Mario y Luigi estrenaron sus nombres.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.