LOS JUEGOS DE NINTENDO CLASSIC MINI: NES (PARTE 2)

Tras el lanzamiento, la vida de una consola depende de un catálogo constante y variado.

NES lo tuvo con creces.

Así pues, instaurada como la consola de referencia, llegó el momento de dar vida a las sagas que marcarían toda la industria.

SEGUNDA TANDA: NACEN LOS MITOS

Con un año y medio en el mercado, NES necesitaba algo más que Donkey Kong para ser interesante.

Habían vendido la licencia para otros sistemas en Norteamérica y Europa, por lo que el juego no era exclusivo.

Llegó la hora de innovar, de sacar juegos para la consola sin tener un arcade de referencia.

Juegos pensados para NES y que sólo pudieran disfrutatse en NES.

En las navidades 84-85 niponas se abrió la veda: los juegos creados para NES tomaban el relevo de las conversiones de arcades, con propuestas únicas.

PLATAFORMA DE CREACIÓN

De toda esta tanda, puente entre la conversión de DK y las grandes sagas, tres juegos destacaron por encima del resto: Excitebike, Balloon Fight e Ice Climber.

Los tres son claros ejemplos de una industria en ciernes, en la que la originalidad predominaba por encima de las secuelas y los clones.

Tanto fue así, que ninguno de ellos ha tenido gran continuidad como saga.

Son juegos que funcionaron perfectamente en su momento, en su consola y con su mando, con una cruceta maravillosa que, a imagen de la diseñada por Game & Watch, se impuso en el último momento al joystick tradicional.

Esto, por supuesto, dio origen al diseño del pad que todos debían imitar – hasta la llegada del stick de N64 -.

Este trío de ases, portados sólo a sistemas menores desconocidos por aquí, fue desarrollado a la vez por equipazos de auténtico lujo.

El ya fundamental Miyamoto diseñó Excitebike y produjo Ice Climber, donde el programador contratado fue nada menos que un debutante Kazuaki Morita.

El propio crack afirmó que aquel trabajo fue un gran calentamiento.

¿Que para qué?.

Para programar nada menos que los cinco primeros Super Mario, y todos los Zelda de consolas de sobremesa hasta la fecha.

Nos queda Balloon Fight, que pasará a la historia no sólo por ser sumamente divertido, sino porque lo programó el tristemente fallecido y genial artista Satoru Iwata.

Un presidente que supo muy bien lo que era crear videojuegos.

Corría septiembre del 85, con la consola a punto de lanzarse en Estados Unidos, cuando a las tiendas niponas llegó un icono para la historia, de los videojuegos y de la cultura.

Mario ya existía como antagonista de Donkey Kong y como arcade sencillo, pero la figura que todos conocemos – con su Reino Champiñón, sus trajes, sus enemigos, su inconfundible diseño… – nació en ese momento.

Mario ya no sería más Mario: a partir de ahí, y por siempre, sería Super Mario, y la NES, la consola en la que nació y se forjó la inmortal saga.

LLEGA SUPER MARIO

Probablemente la mejor forma de hacer algo realmente grande es desconocer por completo que lo será.

Así pues, Miyamoto recibió el encargo de Yamauchi de elaborar un buen juego sencillo de cara a la campaña navideña.

El título, además, debía ser una especie de punto de partida para juegos deportivos del nuevo sistema: el Famicom Disk System, una versión de disco de la Famicom que sólo salió en Japón..

Esta vez debía diseñarlo, producirlo y dirigirlo, así que tomó las riendas de un juego que en un principio, iba a ser de disparos… pero el genio nipón, tan habituado a tomar inspiración en sus vivencias, fantaseaba en sus viajes en tren con saltar por esos paisajes.

De este modo, el juego tuvo el desarrollo lateral que le caracteriza, y por eso está tan lleno de bosques, lagos, animales, setas…

Es más, con un equipo de siete programadores a sus órdenes – y con la ayuda de Takashi TezukaMiyamoto diseñó prácticamente todo lo que vemos en pantalla.

En una segunda tanda de tests, estaban probando el funcionamiento de un sprite mayor para Mario… y lo que le resultó divertido fue usar los dos tamaños, dando lugar a las transformaciones.

El juego salió como cartucho para Famicom, cuarenta millones de ventas lo convirtieron en el juego más vendido de la historia… y sólo cinco meses después Miyamoto se inventó The Legend of Zelda.

Esta vez inspirado por sus paseos en el bosque, Miyamoto creó un mundo medieval lleno de aventuras y mazmorras cuando, en sus propias palabras, el género de la espada y brujería no estaba nada de moda.

La leyenda se estrenó en el citado Famicom Disk System, pero a nosotros nos llegó como maravilloso cartucho de NES el 15 de noviembre del 87.

Tres décadas después, el podio de los mejores juegos de la historia se compone por estas dos sagas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.